Uno de los remedios naturales que más beneficios aportan es tomar una cucharada de aceite de oliva en ayunas. Sin lugar a dudas, es uno de esos alimentos considerados medicinales, con múltiples propiedades para la salud, tanto a nivel externo como interno. Pero, ¿Cuáles son las razones por las que estos beneficios son mayores al tomar el aceite en ayunas? ¿En qué nos beneficia? A continuación te explicamos sus múltiples ventajas.

Descubre lo que el aceite de oliva en ayunas puede ofrecerte

Los grandes beneficios del aceite de oliva son conocidos por todos, pero, ¿sabías que tomado en ayunas se potencian sus ventajas? Esto se debe a que el organismo, tras varias horas sin ingerir ningún alimento, experimenta estados como la hipoglucemia, entre otros cambios. Esto provoca que el primer alimento que se consuma en ayunas, será totalmente absorbido por el organismo. Si tomamos una cucharada de aceite de oliva en ayunas, nos beneficiaremos de todos sus nutrientes.

Por supuesto, es importante elegir un aceite de oliva virgen extra de la mejor calidad, prensado en frío, para mantener intactas la mayor parte de sus propiedades. Siempre se debe consumir en crudo, ya que la cocción altera sus componentes. Si sientes que tomar una cucharada de aceite de oliva se hace pesado, puedes elegir una variedad con toques picantes, que contrarrestan esta sensación. Además, el sabor picante del aceite de oliva es indicio de una mayor concentración de antioxidantes naturales y polifenoles.

Los múltiples beneficios de tomar aceite de oliva en ayunas

Prevención de enfermedades cardiovasculares

Por su contenido en antioxidantes, el aceite de oliva es un excelente alimento que contribuye a la salud del corazón, y puede prevenir hasta en un 30% la aparición de enfermedades cardiovasculares. De este modo, también ayuda a prevenir infartos o accidentes cerebrovasculares. Además, mejora la circulación de la sangre, reduciendo el colesterol “malo”, y aumentando el colesterol “bueno”, por su capacidad para transformar las grasas nocivas en saludables

Protección del sistema digestivo

Uno de los usos más extendidos del aceite de oliva en ayunas es como laxante natural. De hecho, es un excelente regulador del tránsito intestinal, especialmente si se toma acompañado de un vaso de agua templada con zumo de limón exprimido. Al mismo tiempo, el aceite de oliva es beneficioso para el correcto funcionamiento de la vesícula biliar, ayudando a destruir y expulsar los cálculos biliares. Incluso podría prevenir el desarrollo de algunos cánceres del sistema digestivo, por su contenido en tirosol e hidroxitirosol.

Además, el aceite de oliva crea una capa protectora en el estómago que protege contra la gastritis e incluso úlceras gástricas. Por ello también es un excelente método para evitar las molestias de la resaca, ya que la capa protectora se adhiere en las paredes del estómago, minimizando los daños del alcohol a nivel digestivo.

Gran poder antiinflamatorio

Uno de los componentes del aceite de oliva, el oleocanthal, tiene altas propiedades antiinflamatorias, comparadas a las de medicamentos como el ibuprofeno. Por ello, es recomendable consumir este aceite para aliviar problemas como la artritis, el reuma, o cualquier otro proceso inflamatorio.

Un aceite que ayuda a adelgazar

Aunque parezca sorprendente, el hecho de consumir aceite de oliva en ayunas puede ayudarnos a adelgazar. La razón es la sensación saciante que provoca la oleiletanolamida, una hormona natural que se encuentra en el ácido oleico. Asimismo, el aceite de oliva ayuda a eliminar toxinas (lo que también es beneficioso en personas que por ejemplo están dejando de fumar), y también acelera el proceso de transformación de los nutrientes.

Mejora el aspecto de la piel

Se recomienda su consumo para mejorar el aspecto de la piel  e hidratarla. Por sus antioxidantes está muy recomendado para cuidar la piel a partir de los 30 que es cuando comienzan a aparecer los primeros signos de la edad.

Como puedes ver, una cucharada de aceite de oliva en ayunas te aporta múltiples beneficios para todo el organismo, por lo que constituye un remedio natural sin efectos perjudiciales que mejorará tu salud en muchos aspectos.