La excesiva exposición al sol sin la protección adecuada y la falta de hidratación facilitan la aparición de manchas faciales y los primeros signos de envejecimiento. Por esta razón, el mes de septiembre es ideal para preparar la piel para el otoño y retomar la vuelta a la rutina con optimismo. Aunque las arrugas suelen asociarse también a emociones negativas, dándonos un aspecto fatigado, malhumorado y haciéndonos mayores de lo que realmente somos.

Sentirse bien con un@ mismo@ es el primer paso que tenemos que dar para ser un poquito más felices. Por eso, debemos comenzar por cuidar nuestro aspecto y, gracias a la medicina estética, podemos hacerlo.

Con el Tratamiento Remodeling realizamos pequeñas infiltraciones de  una proteína purificada en los músculos del rostro en los que la actividad es excesiva, para relajarlos y prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suavizar las que ya existan. Como resultado, la piel parecerá más lisa y la cara más relajada, contribuyendo a dar un aspecto más joven, más descansado.

El efecto se logra entre 4 y 8 días después de su aplicación y tiene una duración de entre 3 y 6 meses desde su aplicación.

Es un tratamiento indoloro y con resultados visiblemente adaptados a las necesidades de cada persona.