¿Se termina el verano, ya no vas a poder tomar el sol y quieres prolongar el bronceado? La duración del bronceado depende de muchos factores, como la velocidad con la que se renueva tu piel, los geles de limpieza y otros cosméticos que utilices, etc. Pero la alimentación sigue siendo un aspecto decisivo, ya que los nutrientes determinarán tu metabolismo y las reacciones químicas que ocurran en tu cuerpo para renovar tu piel correctamente y mantener el bronceado.

Ten en cuenta también que una piel morena te protegerá de los efectos negativos del sol, como el envejecimiento prematuro y el riesgo de padecer cáncer de piel. Por tanto, mantener tu bronceado tiene muchas más ventajas que solo la estética.

Alimentos que ayudan a prolongar el bronceado

La melanina es la sustancia responsable del bronceado de la piel. La clave de tu alimentación radica en tomar aquellos nutrientes que ayudan a potenciar la melanina en tu piel, también después de tomar el sol. Como verás, estos nutrientes son principalmente los carotenos, las vitaminas A, C y E, y los licopenos. Veamos qué alimentos contienen estos nutrientes de manera más concentrada.

Zanahoria y fresas

Estos dos vegetales atesoran una gran cantidad de betacarotenos, que tienen propiedades antioxidantes necesarias para protegernos del envejecimiento prematuro de la piel. También se hallan en espinacas, pimientos rojos o albaricoques.

Aceite de oliva y aguacate

Ricos de vitamina E y ácidos grasos, estos alimentos que bloquea los radicales libres, manteniendo tu piel joven y bronceada. Por eso, también resultan casi imprescindibles para proteger tu salud de los efectos negativos del sol. Otros alimentos con vitamina E son el aceite de girasol, las pipas, las avellanas y las almendras.

Pescado azul, marisco, espinacas y frutos secos

Estos alimentos presentan coenzima Q10, que es el primer antioxidante que se degrada cuando tu piel entra en contacto con el sol. Sin embargo, también es necesario para preservar tu piel de la acción del sol, de modo que asegúrate de llenar las reservas de este nutriente una vez tomes el sol.

Naranja, limón, kiwi, guayaba y brócoli

La vitamina C tiene propiedades cicatrizantes, y favorece la síntesis del colágeno y previene el efecto antienvejecimiento en la piel, al reducir los daños que los rayos UVA provocan en las fibras de elastina. Así, previene la aparición de arrugas causadas por el sol. También encontrarás esta vitamina en las grosellas negras, pimientos, papayas, perejil y lechuga.

Frutos rojos, arándanos y grosellas

Contienen flavonoides, que activan la pigmentación de la piel y ejercen un efecto antiedad. Otros alimentos con flavonoides son la calabaza, el melón, la sandía y el tomate.

Sandía, pomelo, papaya y albaricoque

Tienen un alto contenido de licopeno, un potente antioxidante que ayuda a mantener la luminosidad, suavidad y elasticidad de la piel. Tiene propiedades anticancerígenas y es fotoprotector, de modo que no solo cuida tu belleza, sino también tu salud. Otros alimentos con licopenos son los tomates, las fresas y las cerezas.

Zanahorias, espinacas, albahaca y pimentón

Benefíciate de la vitamina A de estos alimentos tan mediterráneos, puesto que favorece la formación de pigmentos en la piel y fortalece la retina, igualmente afectada por los rayos del sol. Así mismo, se encuentra en cerezas, melón, mantequilla y huevos.

Suplementos orales para proteger tu piel desde el interior

Resulta más recomendable tomar estas vitaminas por medio de la dieta. Pero si sufres enfermedades fotosensibles como el lupus, es posible que el médico te recomiende tomar suplementos de estos nutrientes. Ten siempre en cuenta que los suplementos contribuyen a proteger tu piel, pero que en ningún caso reemplazan a la crema solar.

¿Ves qué delicioso es mantener tu piel bronceada, joven y bonita? Te animamos a seguir una dieta sana y te recomendamos consumir estos alimentos en verano, para aprovechar lo mejor del sol y de las vacaciones. ¡Llévatelas contigo en forma de una bella y morena!