La menopausia provoca que el cuerpo de la mujer reaccione de forma no siempre agradable y conlleva una serie de manifestaciones que son complejas y molestas. Para aliviar los síntomas de la menopausia existen una serie de trucos, tratamientos y alimentos que pueden contribuir a sobrellevar ese momento de transición.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la menopausia?

En general, cuando se habla de las señales de la menopausia es la época referida desde la premenopausia hasta el climaterio o postmenopausia. Las consecuencias más evidentes de la menopausia son diversas y vienen provocadas por el cambio hormonal que está sufriendo el cuerpo de la mujer:

  • Sofocos. Esta es una de las señales más conocidas, comunes y clásicas que se producen en este periodo. Se caracteriza por olas de calor causadas por la reducción en la producción de estrógeno.L a peor fase suele acontecer un año antes de la menopausia para ir remitiendo al cabo de dos años. No obstante, es posible que se mantengan. Además su frecuencia puede variar, desde un episodio o dos al día a decenas de ellos, depende de cada mujer.
  • Sudores nocturnos. Una variante de los sofocos también muy habitual en este periodo. Para algunas mujeres, los calores aumentan durante la noche y eso hace que se provoque una sudoración intensa. Puede llegar a interrumpir el sueño e incrementar el cansancio y la irritabilidad durante la menopausia. El consumo de alcohol y las habitaciones cerradas son dos componentes que agravan estos sudores.
  • Trastornos del sueño. No solo las sudoraciones pueden trastocar las noches durante la menopausia. La dificultad para conciliar el sueño e, incluso, el insomnio pueden hacer acto de presencia varios años antes de la menopausia, agravándose en el primer año de este periodo.
  • Menstruación irregular. Antes de que llegue la premenopausia, los cambios en los ciclos pueden llegar a notarse. Desde la intensidad del sangrado hasta el acortamiento del ciclo, el cual puede verse aumentado a 40 o 45 días.

Alteraciones del humor y desánimo

Durante la menopausia, las mujeres ven multiplicada la probabilidad de sufrir depresión, decaimiento o desánimo con respecto a otras etapas de su vida. Este síntoma es debido a los niveles de estrógenos, que explican los molestos cambios a los que las mujeres se ven sometidas y el hecho de que el cuerpo envejezca y deje de poder ser fértil.

Otro cambio frecuente y común que puede derivarse de otros síntomas como la falta de sueño, además de las alteraciones hormonales que se producen unido al desñanimo son las alteraciones del humor. En la misma línea, la libido disminuye por las alteraciones hormonales y la sequedad vaginal  es un hecho.

Remedios para aliviar los síntomas de la menopausia

La menopausia trae consigo muchas consecuencias, desde el aspecto de la piel hasta el dolor muscular. Por suerte, hay algunos remedios para aliviarlos y sentirse mejor:

  • Cuidar la piel con exfoliación. Una piel apagada puede ser una consecuencia de la menopausia, pero tiene remedio. Acentuando el cuidado de la cara y aplicando una exfoliación de forma habitual, acompañada siempre de una buena hidratación, se puede conseguir aportar más luminosidad y brillo al rostro.
  • Antioxidantes e hidratación. La piel seca también es habitual en este periodo, por ello, el uso de cremas con antioxidantes que proveen hidratación y tratamientos humectantes profundos resultarán muy beneficiosos para la piel.
  • Fortalecer los músculos. Durante esta etapa, hacer ejercicio y mantenerse activa favorecerá a evitar el dolor muscular. También se puede tomar bebida de soja para este dolor, ya que está asociado a la pérdida de estrógenos.
  • Activar la mente y el cuerpo. Tal y como se ha mencionado, mantenerse activa puede ayudar, pero la mente debe ser igualmente ejercitada, ya sea mediante la lectura o con ejercicios que mantengan activo el cerebro. De esta forma, ayudará a que efectos como la depresión se puedan llegar a prevenir.

Tratamientos para los síntomas de la menopausia

Durante este periodo, el cuerpo comienza a dejar de producir estrógeno y progesterona, dos hormonas que disminuyen de forma drástica y que causan múltiples síntomas como los ya vistos anteriormente. Para intentar suavizar esta situación y que los efectos no sean tan desbastadores y los cambios tan bruscos, se introduce la terapia hormonal.

Existen dos terapias hormonales para la menopausia: con estrógeno y la terapia hormonal combinada.

La primera, con estrógenos, trata síntomas como los sofocos, la sequedad vaginal o los sudores nocturnos. A su vez, está indicada para las mujeres a las que se haya practicado una histerectomía, es decir, a las que se haya tenido que extraer el útero.

La segunda consta de estrógenos y progesterona para tratar de paliarlos, así como ayudar a prevenir el cáncer de útero.

En cualquier caso, estas terapias serán indicadas por el especialista, el ginecólogo, para rebajar los efectos de la menopausia, que además puede recomendar la toma de isoflavonas para la reducción de los sofocos.

En definitiva, la menopausia es una etapa que conlleva muchos cambios, síntomas y procesos que afectan de forma integral a las mujeres. Desde los sofocos hasta la depresión, la menopausia puede ser complicada y por ello, estos consejos pueden mejorar la experiencia, sin olvidar las terapias para reducir las manifestaciones más molestas. Por tanto, se pueden aliviar los síntomas de la menopausia con el fin de lograr que este periodo sea más cómodo y agradable.