¿Sabes cómo cuidar las arrugas a los 30? A partir de esta edad la epidermis comienza a mostrar cambios debido al proceso natural de envejecimiento del rostro y también suelen darse problemas cutáneos debido a cambios hormonales. Pero, ¿cuáles son estos efectos en la dermis y cómo prevenirlos? Analizamos los más comunes ¡toma nota!

Los problemas más comunes de la piel a los 30

1. Fotoenvejecimiento

El fotoenvejecimiento puede empezar a afectar a cualquier edad, incluso a partir de los 20 años. Este es debido al efecto de los rayos solares sobre la piel. A una mayor exposición, es más fácil que aparezcan los primeros signos de la edad, como sequedad, arrugas, manchas cutáneas, etc. Se puede establecer como la causa más común del envejecimiento de la epidermis.

2. Acné adulto

El acné es debido a muchos factores, por lo que se da también en la etapa adulta. Suele ser debido a la piel grasa, producto de cambios hormonales, una vida estresada u otras causas. No es solo un problema de la juventud.

3. Aparición de manchas

La aparición de manchas es otro signo de la edad. Suele estar implicada la luz solar, como factor externo. Las manchas se causan por la estimulación en un grado mayor de melanositos, cuando se perciben más oscuras con respecto a la piel. En caso de que se distingan más claras, hay una reducción de melanositos.

4. Pérdida de colágeno y elastina

El colágeno y la elastina son los responsables de mostrar una piel rejuvenecida, presentando como características una percepción tersa de la misma, con brillo natural, hidratada y libre de arrugas.

A partir de los 30, suele reducirse la producción de estos componentes naturales del organismo, dando lugar al envejecimiento paulatino de la epidermis. La sequedad del sol y los climas extremos repercuten directamente en la creación de estos elementos.

5. Deshidratación

La deshidratación es motivo de una piel seca. De nuevo, las temperaturas extremas suelen ser un causante, al igual que la falta de ingesta de agua y una adecuada alimentación.

6. Piel acartonada

El daño solar es el máximo responsable de la llamada piel acartonada. Esta se distingue por ser más gruesa en comparación a la que se suele tener durante la juventud.

Arrugas a los 30: ¿cuál es la mejor forma de reducirlas?

Lo mejor es la prevención, protegiéndose del sol con cremas para este fin e hidratando la piel frecuentemente. Además, es imprescindible mantener una buena alimentación, rica en nutrientes, donde no pueden faltar la fruta y la verdura.

Otra forma de prevenir y reducir es recurriendo a la toxina botulínica tipo A y al ácido hialurónico con el objetivo de retrasar la aparición de nuevas arrugas. La toxina botulínica, conocida popularmente como bótox, consigue eliminar las líneas de expresión, devolviendo la suavidad en la piel, ya que también estimula la producción de colágeno.

En cuanto al ácido hialurónico, potencia igualmente el colágeno y la elastina, retardando los signos de la edad en la piel, con la ventaja de ser un tratamiento natural, ya que es una sustancia creada por el propio organismo. Esto consigue que la piel se mantenga hidratada por más tiempo.

Los 30 es una etapa importante para la epidermis, ya que comienza a producirse un cambio en la misma. Gracias a la toxina botulínica tipo A y al ácido hialurónico, es posible reducir las arrugas, ya que son los tratamientos más indicados para esta edad.