Las arrugas en la frente suelen ser una de las partes más visibles del paso del tiempo. Aunque una vez que han aparecido puede parecer complicada su reducción, sobre todo en aquellas muy marcadas, existen métodos naturales efectivos y fáciles de aplicar.

Es importante la prevención con una buena hidratación por fuera y por dentro, evitando también la exposición prolongada a los rayos ultravioletas, que tanto afectan a la epidermis.

¿Cuándo empiezan a aparecer las arrugas en la frente?

En el momento en el que surgen las primeras arrugas en la frente, sobre todo si es a una edad temprana, lo primero que surge es la preocupación, ya que determina mucho el aspecto físico de una persona. Si esto ocurre durante la juventud hay que tener en cuenta la expresión del rostro. Fruncir demasiado el ceño o entrecejo, síntoma de estrés, suele dar como resultado estas primeras señales en la frente. Como forma de prevención se aconseja relajación y la aplicación de cremas hidratantes diarias.

La exposición a los rayos UV es otra de las consecuencias de estas arrugas. Los rayos del sol afectan a la epidermis, destruyendo el colágeno, que consigue la elasticidad que se necesita para evitar estas marcas en la frente. Saberse proteger esta parte del cuerpo es importante, para ello se pueden utilizar sombreros, protectores solares y crema hidratante.

El factor edad es lo más común en este caso. Las arrugas son señales asociadas a la tercera edad generalmente, aunque van desarrollándose a medida que el organismo comienza a producir colágeno en menores niveles, en comparación a los que produce durante la juventud.

Se estima que, en torno a los 35 años, el ser humano deja de crear cerca de la mitad de colágeno que su cuerpo producía durante sus dos primeras décadas de vida y comienza la aparición de las primeras arruguitas. Como atenuantes están la exposición solar, una mala alimentación e hidratación y, en determinados casos, el factor genético. Un buen cuidado logrará que estas líneas de expresión no se hagan tan evidentes de manera temprana.

Reduce las arrugas en la frente con resultados naturales

Teniendo en cuenta que se pueden prevenir las arrugas de la frente o, al menos, lograr que, incluso con la edad, no se marquen demasiado, es posible remediarlas mediante remedios naturales caseros y tratamientos estéticos que no implican pasar por el quirófano.

Hidratación con sérums específicos para la zona

Existen muchos productos cosméticos a base de sérum, cuya actuación es similar a la toxina botulínica. Al bloquear el receptor de la acetilcolina se consigue detener la contracción de los músculos alojados en la frente. Dicha contracción es la causante de que se comiencen a marcar las arrugas.

Tratamiento con toxina botulínica

El empleo de la toxina botulínica es una técnica muy socorrida cada vez por más personas. Su aplicación es muy sencilla, mediante microinyecciones que permiten acabar de forma rápida con esas líneas de expresión.

Este tratamiento debe aplicarse en una clínica estética, por un especialista cualificado, previo estudio del paciente. Los resultados tras su aplicación pueden verse de manera inmediata o pueden tardar hasta dos días. Lo positivo es su durabilidad, pudiendo alcanzar los seis meses de efectividad.

Cremas con efecto filler

El efecto relleno de algunas cremas, de aplicación nocturna, garantizan reducir esas arrugas indeseables de la frente. Muchas de estas cremas poseen además otros ingredientes a base de ácido hialurónico, como la saponina bioactiva, que funciona como un antienvejecimiento sobre la piel.

Tratamiento con ácido hialurónico

El ácido hialurónico es una sustancia natural de la piel que el organismo produce por sí solo. Con el paso del tiempo, dicha producción se va degradando, lo que conlleva a una epidermis menos hidratada y más propensa a la formación de arrugas.

La aplicación de este ácido mediante microinyecciones es un método seguro, si lo comparamos con otros que buscan el mismo fin. El objetivo es la retención de agua en esta zona del cuerpo, para que permanezca hidratada y recupere el volumen preciso, evitando así toda marca.

Mascarilla natural

La mascarilla tiene como objetivo aportar a la piel de manera directa las vitaminas que necesita. De este modo, se puede realizar con frutas ricas en vitamina C una mascarilla, aplicable durante media hora aproximadamente. Kiwi, fresas y demás frutos rojos pueden funcionar.

No hay que olvidar que la piel absorbe fácilmente, dando como resultado una mayor suavidad en la zona tratada. Esta mascarilla puede utilizarse entre la aplicación de métodos y tratamientos estéticos para hidratar la zona.

Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia consiste en exponer una parte del cuerpo, en este caso la frente, a ondas electromagnéticas, que consiguen tensar la piel al penetrar en las capas más superficiales de la misma. Este método es indoloro, ofreciendo resultados casi de forma inmediata.

Las arrugas suelen ser un signo de la edad que, a veces, se adelanta, debido a la falta de cuidados previos. Cuando aparecen en la frente pueden suponer un problema para quien las presenta. Al menos se cuenta con diversos tratamientos muy efectivos.