No es de extrañar que las arrugas en las ojeras sean los unos de los primeros signos de la edad visibles. Las causas de su aparición son el paso del tiempo, pero también la exposición prolongada al sol o, incluso, una alimentación deficiente. Aunque a cierta edad es habitual que salgan, siempre se pueden remediar o prevenir, atendiendo a una serie de cuidados específicos.

Arrugas en las ojeras, ¿es normal que salgan?

Se puede decir que las arrugas son normales, debido al paso de los años. Pero, a veces, como es el caso de este tipo de arruguitas en torno a los ojos, pueden darse en edad temprana por diversos motivos:

  • Una exposición prolongada al sol.
  • La falta de protección en esta zona del rostro, que se podría solucionarse con unas gafas de sol.
  • No cuidarse de los rayos ultravioletas mediante una crema protectora adecuada.
  • La pérdida de colágeno, que suele darse de manera progresiva a partir de los 30 años.
  • Una menor producción de elastina por parte del cuerpo, que permite mantener la piel más tersa.
  • Falta de hidratación.
  • La exposición reiterada al frío.

Reduce las arrugas del contorno de ojos: prevención y soluciones

Hallando las causas de la aparición de estas pequeñas arrugas en el contorno de los ojos, se pueden deducir algunos pasos a seguir para prevenirlas. Pero, también, existen métodos más efectivos, que permiten soluciones más rápidas por ser aplicadas por medio de un especialista estético.

La importancia de protegerse del sol para evitar que salgan

Los rayos del sol son los causantes del envejecimiento prematuro de la epidermis. Si no se ponen las medidas de prevención oportunas se corre el riesgo de aparentar una edad mucho mayor a la real.

Con respecto al área de los ojos, puede funcionar llevar unas gafas de sol con protector UV. Del mismo modo, un contorno de ojos también resulta idóneo para cuidar esta zona, que requiere de crema protectora indicada para los rayos ultravioletas.

Los rayos del sol tienen la capacidad de secar la epidermis, destruyendo de manera acelerada células de la piel y la consecuente producción de colágeno natural, que permite mostrar un aspecto más joven y libre de arrugas.

Tratamientos específicos para su reducción

Todo tratamiento específico debe aplicarse bajo supervisión de un médico estético, dentro de una clínica especializada para este fin. Teniendo en cuenta esto, el especialista, después de un examen riguroso a cada paciente, sabrá recomendar un tipo de tratamiento adecuado para cada caso. Entre estos, se pueden encontrar:

  • El ácido hialurónico, que se aplica mediante pequeñas inyecciones. Sirve para estimular la creación de colágeno y elastina, eliminando las arrugas del rostro y devolviéndole iluminación. Es perfecto para los párpados hundidos.
  • Ultimate Eye es un tratamiento que se basa en limpiar e hidratar la zona a recuperar, aplicando sobre ella un producto corrector, que irá incrementándose a medida que avanzan las sesiones, que pueden llegar a ser 5 en total. Los resultados se pueden apreciar perfectamente al final de la última sesión, aunque el paciente deberá seguir los cuidados oportunos desde su casa, guiado siempre por el especialista.
  • La toxina botulínica, es un componente completamente compatible con el organismo. Consigue relajar el músculo donde se aplica, para devolver al rostro la suavidad y luminosidad, además de eliminar las arrugas. Logra quitar el aspecto de fatiga de la cara sin la necesidad de recurrir al bisturí. Los resultados se hacen visibles a partir del tercer día, obteniéndose un efecto bastante duradero.

Las arrugas que suelen salir en los párpados son típicas del paso del tiempo. Prevenirlas es tan sencillo como evitar los rayos UV. Por suerte, existen tratamientos muy efectivos, que se pueden encontrar en clínicas estéticas.