La aparición de caspa en la barba puede provocar un efecto estético muy negativo. Pero en la mayoría de las ocasiones no se trata de caspa como tal, sino de una descamación de la piel que, al no cuidarse correctamente, provoca que esos pequeños puntos blancos aparezcan por toda la barba.

Es importante recordar que si bien la barba protege buena parte del rostro del sol, también impide que pueda lavarse la piel de forma correcta. Para evitarlo, nada mejor que seguir los siguientes consejos destinados a lograr la desaparición de esa caspa en un periodo de tiempo prudencial.

Causas de la aparición de caspa en la barba

Aparte de la dificultad de acceder a la piel facial, hay algunos factores que inciden en la aparición de estos pequeños trozos de piel muerta:

  • El clima frío. La piel siempre se mantiene más tersa en un ambiente de bajas temperaturas que favorece la descamación.
  • Malassezia furfur. Hongo que habita normalmente en el cuerpo, pero se elimina con la higiene. La barba se convierte así en una barrera de protección que tiene como consecuencia su proliferación.
  • La genética. La predisposición a tener caspa suele ser heredada.
  • El uso de un champú para la cabeza. Suelen ser más agresivos que los específicos para barba, por lo que provocan una mayor irritación cutánea.
  • La dieta. La falta de algunos nutrientes influye directamente en la piel. Resulta imprescindible repasar este aspecto antes de tomar las medidas oportunas.

En caso de notar sangrado, picor extremo u otras alteraciones, hay que acudir al dermatólogo.

Consejos para acabar con la caspa en la barba

Una vez que se conozca el verdadero motivo de la aparición de la caspa, sería conveniente convertir el cuidado de la barba en una rutina de belleza. Estos consejos han demostrado su enorme eficacia en la mayoría de los casos.

Consejos para llevar a cabo durante tu rutina diaria

  1. Exfoliar la piel bajo la barba. Para conseguirlo hay que usar un cepillo específico. Aparte de desenredar la barba, ayuda a sacar la caspa a la superficie de la barba para su correcta eliminación. Este paso hay que llevarlo a cabo antes de ducharse para que el agua se pueda llevar los restos de caspa. Sería conveniente dedicarle varios minutos para lograr que una exfoliación más adecuada. Se recomienda cepillar la barba de abajo a arriba y de dentro a afuera.
  2. Lavar la barba con jabones específicos. Como se ha indicado con anterioridad, los champús para el cabello no son apropiados. Usar algún producto con ácido láctico es la mejor opción para conseguir que la caspa desaparezca casi por completo, ya que este ingrediente ayuda a eliminar la piel muerta. De vital importancia es también el aclarado. Es aconsejable estar al menos un par de minutos usando los dedos en el interior de la barba hasta lograr que quede totalmente limpia del producto utilizado.
  3. Secar bien la barba, hidratar la barba. La barba hay que secarla lo mejor posible y de forma cuidadosa. La aplicación de un aceite para barbas es muy recomendable para lograr la mejor hidratación posible. Una vez más, recordamos que usar una hidratante facial al uso no dará un buen resultado. El aceite se aplica desde el mentón hacia los pómulos y viceversa. Su poder de penetración es muy alto, por lo que resulta muy fácil lograr el objetivo de hidratar la piel y evitar que vuelva a secarse.

Esta rutina diaria conlleva la desaparición progresiva de la caspa. Solo lleva unos 30 minutos en total, pero ofrece unos resultados muy positivos para conseguir que tanto la piel afectada como la barba luzcan un aspecto mucho más saludable.

En el mercado hay una interesante variedad de productos para nutrir la barba correctamente. Su uso recurrente es siempre sinónimo de emprender las acciones necesarias para que la caspa deje de aparecer. Los resultados son fácilmente apreciables desde el primer momento.

Consejos o remedios más naturales

  1. Aceite de oliva. Mezclándolo con romero, ajo, miel y cebolla es posible conseguir que el pelo crezca mucho más fuerte. Además, hidrata a la perfección la piel afectada.
  2. Aloe vera. Cuanto más puro, mejor. Calma las irritaciones y permite conseguir que la piel se regenere de forma automática. Aporta suavidad y elasticidad.
  3. Jugo de limón. Se aplica directamente. Tiene propiedades antifúngicas, por lo que ofrece grandes resultados tanto para la piel como para el crecimiento de la barba. Es imprescindible usar un tónico limpiador para eliminar los restos con mayor facilidad.

Como se habrá comprobado, a la hora de eliminar la caspa en la barba es necesario conocer la causa de su aparición. A partir de ahí, seguir la rutina propuesta y apostar por productos naturales son dos fórmulas idóneas de conseguir eliminar tan molesta presencia en el menor tiempo posible.