Existen diferentes tratamientos para combatir el acné en función del tipo de piel del paciente, aunque al mimos tiempo, son personalizados. A continuación, os explicamos el procedimiento que utilizamos en Hedonai que consta de varias sesiones:

  1. Subscisión o subincisión: consiste en una pequeña intervención por la que se corrigen las cicatrices o puentes que están deprimidos.
  2. Photomatrix o tratamiento fraccionado de la piel: se realizan heridas pequeñas con luz intensa para inducir la retroacción y contracción de las cicatrices. Se realiza entre 4 y 5 veces, y ayuda a aplanar las cicatrices.
  3. Empleo de materiales de relleno; si empleamos ácido hialurónico se recupera el volumen de la piel y también el tono en aquellas zonas afectadas.
  4. Corrección de cicatrices profundas mediante TCA (ácido tricloroacético): es una sustancia que provoca heridas cuando se coloca en el fondo de la cripta de una cicatriz de acné. Cuando la herida se sana, se reduce la profundidad de ésta. La repetición del TCA permite corregir los huecos o hundimientos de la piel causados por el acné. Se puede realizar de forma repetida mensualmente hasta 5 veces.

El médico escogerá qué procedimientos son los más adecuados para ti.