Llegados a cierta edad, todos amanecemos con el rostro hinchado y la mirada cansada, al menos de vez en cuando, y luchamos para que no se convierta en una costumbre. Cómo combatir las ojeras puede convertirse en una lucha diaria sobre todo para aquellas personas que las tienen muy marcadas.

Tomar conciencia y ponerle remedio a una pigmentación incipiente alrededor de los ojos o a una hinchazón diaria es el primer paso para conseguir un rostro  saludable y para mantenerse joven.

¿Por qué aparecen las ojeras? Causas habituales de su aparición

La piel de la cara tiene una tendencia natural a envejecer y a estropearse con antelación, si la comparamos con la piel del resto del cuerpo. Esto es debido a su mayor exposición solar y a la multitud de músculos que nos ayudan a expresarnos y que dan vida al rostro. Esto resulta todavía más evidente para la piel del contorno de los ojos. Y es que, además de ser más de veinte músculos los que tienen origen y/o inserción  en esta zona que tenemos alrededor de los glóbulos oculares, se trata de una dermis muy fina y sensible que no solemos cuidar como se merece.

Por eso es habitual que el contorno de ojos pierda elasticidad a raíz del envejecimiento natural y la gesticulación a través de los años. Pero, aunque las ojeras sean una parte más de la madurez de nuestra piel, también es cierto que puede haber causas que estén acelerando el proceso y que debes conocer:

  • La falta de sueño es uno de los motivos principales por los que aparecen las ojeras y se activa la aparición de bolsas. Esto se debe a la congestión vascular que se produce en la zona, que dilata los vasos sanguíneos y empeora la circulación, avejentando el tejido de la ojera.
  • Pero también una mala alimentación, rica en sal o basada en alimentos procesados, puede producir la retención de líquidos necesaria para que se originen bolsas bajo la órbita.
  • Si tu caso no es ninguno de los anteriores, es posible que tus problemas con el contorno de ojos tengan un origen genético. Fíjate en los casos de tu familia para comprobar si la pigmentación o las bolsas pueden ser un problema hereditario.

Antiojeras naturales para realizar en casa

Si ya conoces la causa por la que aparecen tus ojeras, el primer paso será, sin duda, ponerle remedio:

  • Un descanso largo y reparador a diario es la mejor manera de combatir las coloraciones incipientes en el contorno de ojos.
  • Si llevas una dieta que lleve a la retención de líquidos o que podría ser más saludable, no dudes realizar un cambio de hábitos que se refleje también en tu mirada.
    No obstante, si esto no es suficiente, todavía existen cosas que puedes hacer para mejorar la situación, dependiendo de tus síntomas.
  • Por ejemplo, si el problema que tiene tu contorno de ojos es una coloración oscura marcada o que empieza a aparecer, tendrás que ponerle remedio a la congestión vascular. Para ello es conveniente usar el frío: las bolsas de gel que podemos meter al congelador son el remedio ideal.
  • Otra forma de mejorar la circulación de la zona es usar productos naturales con propiedades antiinflamatorias, como el pepino o la teína que puede contener una bolsa de té ya infusionada.
  • Mantener el contorno hidratado mejora la elasticidad de la zona y previene la aparición de arrugas y patas de gallo. Para ello podemos usar productos ricos en nutrientes, como el aguacate o los aceites naturales, por ejemplo el de almendras.

Tratamientos específicos para ojeras en centros especializados

Pero si nada de esto es suficiente, no te preocupes. Cada vez  clínicas de estética se especializan en estos proble y proponen soluciones para mejorar el aspecto de las ojeras y de las bolsas bajo los ojos.

1. Las infiltraciones de ácido hialurónico son uno de los métodos  socorridos, ya que rellenan el surco que se forma entre el ojo y la nariz. De esta forma, previenen la aparición de bolsas, alisan las arrugas incipientes e hidratan el contorno. En este tipo de tratamientos se utiliza un ácido hialurónico muy específico, Redensity II.

2. Ultimate Eye es una técnica de peeling a base de vitamina A y polihidroxiacidos que nos ayudan a despigmentar la zona y devolver el color saludable a nuestro contorno.

3. Por último, la toxina botulínica tipo A también se utiliza a menudo para controlar la aparición de arrugas y mejorar el surco, por lo que resulta un buen complemento para el peeling despigmentante.

Conocer cuál es el origen de tus problemas en el contorno de ojos resulta fundamental. Los tratamientos caseros son útiles, pero, en ocasiones, insuficientes. Comprobar cuál es el Centro Hedonai, más cercano a tu domicilio y que te realicen un diagnóstico puede ser el verdadero cambio que necesita tu rostro.