Saber cómo quitar cicatrices es la cuestión que desean resolver muchas personas que se encuentran acomplejadas por presentar algunas de estas marcas en el rostro. Independientemente de cómo se han podido formar, la cara es nuestra carta de presentación frente al mundo. A veces, una cicatriz supone para muchos un motivo de vergüenza y puede afectar a una baja autoestima.

Para aquellos que quieren un cutis sin señales ni marcas, existe la posibilidad de reducirlas o eliminarlas gracias a métodos naturales o con ayuda de profesionales y las nuevas tecnologías.

Cómo quitar las cicatrices del rostro según su formación

Una cicatriz es el resultado de una lesión. Son tantos los motivos por los que aparecen que, de igual modo, existen múltiples variantes para quitarlas o reducirlas.

Antes que nada, el usuario debe saber identificar la marca que presenta en el rostro y, si es posible, su origen. En función de las características que presente, podrá acercarse a un tratamiento u otro que le resuelva la incomodidad que significa mostrar una cicatriz en la cara. Para algunas personas, esta marca puede ser un motivo de orgullo o, incluso, sentir con ella que muestran su personalidad, mientras que para otros, es un elemento de bochorno.

Cicatrices normales

Las cicatrices normales son aquellas producidas por algún tipo de herida, como un rasguño o una quemadura, una vez que se han curado. Por lo general, se muestran menos perceptibles que el resto. Muchas veces quedan como una línea blanca fina o algo más rojiza que la piel.

Los remedios para acabar con este tipo de marcas son muy sencillos de aplicar. En caso de que la cicatriz sea reciente, es aconsejable extender protector solar por la zona, ya que al contacto con los rayos solares, ésta puede ensancharse. También es útil usar productos derivados de la planta aloe vera, ya que es un vegetal que ayuda a regenerar la dermis en poco tiempo. Para evitar el engrosamiento, este tipo de productos son los más adecuados.

Hidratar la piel es básico y muy necesario. Para conseguir un mejor resultado, una gota de aceite de oliva sobre la herida ya cicatrizada ayudará a que se atenúe. Comprar una crema hidratante y aplicarla antes de dormir es otra opción adecuada que se puede combinar con la anterior.

Marcas atróficas

Este tipo de cicatrices se caracterizan por estar por debajo del nivel epidérmico circundante. Se presentan en forma de hoyos y están causadas, normalmente, por el acné y los granitos, especialmente si se han padecido de forma severa.

La varicela es otra causante de esta cicatriz. Su formación es debido a la falta de colágeno tras estas lesiones, que afectan el restablecimiento de la piel porque los tejidos no tienen la capacidad suficiente para cubrir el espacio del daño epidérmico.

Los métodos que se pueden utilizar para recomponer las partes del rostro dañadas son varios. Muchas personas, para esconder este tipo de marcas eligen el maquillaje para disimularlas, pero al final no sirven para solucionar el problema. Existe en el mercado un tipo de gel que contiene silicona, que aplicándolo durante tres meses, consigue mejorar el aspecto de la marca. Al mismo tiempo hidrata y mejora el aspecto de la cicatriz, aunque no la haga desaparecer definitivamente.

Acudir a un centro médico estético puede resolver el problema de manera definitiva, sobre todo en los casos de cicatrices derivadas del acné. Dos buenas opciones para ello es optar por la dermoabrasión o el peeling facial.

También se puede optar por el láser rejuvenecedor. Según lo que determine el especialista, se requerirán siempre varias sesiones. El tiempo de cada una de ellas depende de la cantidad de heridas a tratar. Aunque puede ocasionar algunos efectos secundarios, como enrojecimiento de la piel, no precisa una larga recuperación.

Queloides y cicatrices hipertróficas

Estos dos tipos de cicatrices son muy semejantes. Son producto de un incremento de colágeno que provoca, a su vez, una elevación gruesa de la marca, a veces más allá de la herida producida. Dadas sus características, también son más susceptibles de infección.

En el caso de las queloides, pueden llegar a extenderse tres veces más allá de la herida originaria. Se conoce su predisposición genética y cómo suelen afectar en mayor grado a personas de piel más oscura.

Los métodos para suavizar estas cicatrices en el rostro van desde la intervención quirúrgica a métodos menos invasivos como el láser. Las queloides son un verdadero desafío en función de cómo aparezcan y según los casos. Se pueden inyectar corticoides o buscar una monoterapia sin cirugía, como la crioterapia, pulsado o o la toma de inmunosupresores, entre otros. La mitomicina C, tras la extirpación del queloide, parece mostrar buenos resultados. Posiblemente, el especialista requiera de varias sesiones para dar con un resultado satisfactorio.

Las cicatrices en el rostro suponen una problema para la autoestima de muchas personas, sobre todo cuando estas superan determinadas dimensiones. Se pueden intentar métodos para disimularlas, pero no siempre se consigue el objetivo deseado. Por suerte existen varios tratamientos que consiguen acaban con ellas de forma definitiva como la microdermoabrasión o el peeling facial.