El estrés, la contaminación, el consumo de alcohol y tabaco y de productos añadidos en los alimentos como los conservantes y colorantes, favorecen el envejecimiento prematuro de la piel con la aparición de arrugas, manchas, flacidez facial, etc.

Por eso, es importante que, además de mantener una alimentación sana y equilibrada, cuidemos nuestra piel a diario para mantenerla limpia e hidratada. Sin embargo, en ocasiones es necesario reforzar nuestros cuidados con algún complemento alimenticio.

Tipos de complementos alimenticios

  • Durante la época estival es aconsejable tomar Betacarotenos para protegernos del sol, ya que sufrimos una mayor exposición solar, siempre acompañado del uso de crema protectora.
  • Durante la menopausia, las Isoflabonas de Soja nos ayudan a que prácticamente desaparezcan los efectos propios de esta etapa. Si además conoces los alimentos adecuados durante la menopausia, conseguirás aliviar sus efectos.
  • Para prevenir el envejecimiento de la piel tenemos infinidad de antioxidantes como el Resveratrol, el Licopeno, el Maqui que, unidos a vitaminas del tipo A, E, C , B, Zinc, nos ayudan a que nuestra piel esté más hidratada, tersa y luminosa y que los cuidados externos que nos hagamos tengan el éxito esperado.