Cuando llega el verano queremos que nuestra piel luzca un moreno bonito el máximo tiempo posible, ¿cómo conseguirlo? Conseguir un bronceado sano y duradero no es difícil, tan solo debes anotar unas determinadas pautas para que este hábito se convierta en saludable.

Recuerda que hay una fina línea que no se debe cruzar, la de las quemaduras tras la exposición solar. Es importante que conozcas cómo conseguir ese bronceado sin exponerte a riesgos en salud. Sobre todo, es importante que siempre utilices la crema solar de, al menos, SPF 30 y evitando las horas más calurosas del día.

Moreno saludable, qué hacer para que dure más

¿Qué debes tener en cuenta? No cabe duda de que hábitos saludables como la alimentación, la exposición solar controlada o el uso de nutricosméticos es imprescindible.

Nutricosméticos

Algunas cápsulas pueden incorporar la llamada vitamina A, una de las más potentes para prolongar el bronceado. Este compuesto es de origen liposoluble, es decir, su exceso no se elimina por la orina. Sirve para poder reparar los tejidos y para formar adecuadamente las células. Es una de las vitaminas primordiales para poder cuidar de tu piel y sobre todo para mantener el bronceado.

Alimentos

Como no, en tu alimentación está la clave. Los alimentos que escojas deben ser ricos en betacarotenos, es decir, con alto contenido en vitamina A. Por ejemplo, las zanahorias, la col lombarda o las berenjenas son las más acertadas. Es imprescindible que en cada plato siempre haya algo de color.

Recuerda que estas hortalizas también contienen antioxidantes necesarios para evitar los radicales libres producidos por el sol. También puedes preparar batidos o zumos de zanahoria cada día para tener la piel más radiante y bronceada que nunca.

Exposición gradual

El secreto para extender tu bronceado es crear un ritual simple que sea fácil de mantener. Un bronceado gradual es lo que tú necesitas. Intenta no pasar horas y horas en la playa bajo el sol, ¡tan solo conseguirás quemarte y que se te descame la piel rápidamente! Lo mejor es tener una sola exposición de 15 minutos y colocarte debajo de la sombrilla.

Producto autobronceador

Utiliza un producto fiable y seguro que te pueda ayudar a recrear ese look moreno de playa para todo el día. El truco está en extenderlo allá donde el sol llega de forma más natural: en la frente, las sienes, la nariz y los pómulos, en lugar de hacerlo en todo tu cuerpo sin reparo.

Bebe agua

No debes dejar de beber agua potable solo porque no tengas sed o no estés a más de 30 grados de calor. Mantenerse hidratado puede ayudar a prolongar la vida de todas las células y también a homogeneizar, tersar y suavizar la piel. Como hemos dicho anteriormente, la alimentación es fundamental, por lo que puedes utilizar la sandía o las cerezas como frutas ideales para mantener hidratada esa piel bronceada.

Exfoliar

Es importante darle a tu cuerpo una exfoliación semanal para ayudar a eliminar las células superficiales resecas y opacas para preparar la piel para mantener el bronceado. Recuerda que de nada sirve que tu piel se ponga morena si está llena de células descamadas. En cambio, si tu piel se encuentra saludable, los melanocitos actuarán de forma eficaz y se prolongará el bronceado sobre células saludables.

Proteger tu piel

Es uno de los productos indispensables para lograr un bronceado duradero y sobre todo, sano. No solo es peligroso evitar el uso del protector solar, sino que el color obtenido mediante la combustión se desvanecerá más rápido, ya que estas células de la piel se habrán dañado y se desprenderán más fácilmente, además de utilizar un buen aftersun después de cada exposición solar.

Está claro que la piel debe cuidarse, tanto antes como después de tomar el sol. Si queremos mantener el bronceado, es imprescindible que la mantengas hidratada y, además, la sigas protegiendo con protector solar. La alimentación e hidratación son dos puntos fundamentales.