Hoy en día, muchos se preguntan si es mejor correr o caminar para perder peso. Lo cierto es que cualquier actividad física es buena para la salud, dependiendo de los resultados que se quieran obtener a corto medio plazo. Correr tiene múltiples beneficios para el corazón, a la vez que estamos mejorando nuestra resistencia y fortaleciendo piernas y brazos. Pero si el running no es lo tuyo, puedes comenzar día a día con una marcha suave, media hora mínimo, para acostumbrarte al ritmo adecuado que te llevará a perder el peso que deseas.

Correr o caminar: el eterno debate

No hay que agobiarse con el tema, ya que para disfrutar del ejercicio que realicemos, hay que estar a gusto y cómodos, no hacerlo obligados o sin ganas. Correr puede suponer un suplicio para muchas personas que no tengan práctica, por eso lo mejor es realizar caminatas andando deprisa.

Andar a buen ritmo también sirve para perder peso

Realmente lo que quema más calorías es el ritmo de la marcha que llevemos, así que andar como si llegásemos tarde a nuestro primer día de trabajo es la mejor opción. No hace falta llegar al punto de correr, pero si con el tiempo nos vamos acostumbrando, podemos comenzar a correr suavemente cada día un poco más.

Si ya eres todo un experto/a en esto del running, puedes estar seguro que peso se pierde, pero no hay tanta diferencia con andar. Andar a ritmo moderado quema escasas calorías, aunque es un ejercicio muy bueno para todo en cuerpo en general. Pero si aumentamos la marcha y andamos más deprisa, se queman casi tantas calorías como corriendo.

Caminar siempre es bueno, pero la pregunta es ¿Cuánto? Media hora, una hora, dos horas al día…La OMS recomienda caminar media hora al día,a ritmo normal o moderado. Este ejercicio es suficiente para mantenernos sanos, no para adelgazar.

Si nuestro objetivo es perder peso, entonces hay que hacer algo más. Caminar una hora al día con marcha rápida es por donde debemos empezar y no perder el hábito. Manteniendo esta media, notaremos como nos cansamos menos, mejoramos nuestra forma física, y bajamos de volumen en un mes.

Poco a poco, podemos ir cogiendo más velocidad, hasta que lleguemos al punto de correr moderadamente durante cuarenta minutos, para llegar a la hora en pocas semanas. Lo que hay que tener es mucha paciencia, a parte de fuerza de voluntad y constancia para ver resultados.

Tampoco nos pensemos que no podemos descansar ni un día, esto no es cierto. El cuerpo necesita un día tranquilo para volver a la rutina de siempre con fuerza, así que descansa un día, anda lo justo y reponte para la caminata del día siguiente.

Corre, pero hazlo bien si quieres adelgazar

​La cuestión es practicar deporte y hacerlo correctamente, así que a la hora de correr no se puede empezar a tope sin tener nada de experiencia. Hay que ir poco a poco, empezando a andar deprisa para terminar con una buena marcha que nos permita correr suavemente. Llegados a este punto, conseguiremos tener un hábito de running muy saludable y adaptado a nuestro día a día. Tampoco se nos debe olvidar la dieta sana y equilibrada junto al ejercicio para estar en forma.

Porque, tanto andar como correr, son los mejores deportes para eliminar la celulitis. Son perfectos para la salud y para la piel ya que sirven para mejorar la celulitis y eliminan las toxinas del cuerpo. No solo te sentirás bien por fuera, sino también por dentro, ya que el deporte está demostrado que consiguen aumentar la felicidad y la autoestima.