Muchas personas que se someten a tratamientos de depilación permanente se preguntan cuánto tarda el caerse el pelo después del láser. Es normal, ya que al conocer en profundidad en qué consiste el tratamiento y cuánto tiempo va a ser necesario para completarlo es una gran ayuda para planificar las sesiones.

Al ofrecer una respuesta hay que tener en cuenta que no todos los cuerpos se comportan de la misma manera ante un tratamiento con láser. No obstante, sí se puede señalar una duración aproximada del proceso y cuáles son las fases generales por el que pasa el vello tratado con láser.

Qué ocurre tras la sesión de láser

No es frecuente que tras una sesión de depilación con láser los clientes salgan sin vello en la zona a tratar. Normalmente, y dependiendo del paciente, la caída del pelo se produce entre una y tres semanas tras la sesión depilatoria. No se produce de manera inmediata ni sobre la marcha tras recibir la sesión.

Lo que sí puede resultar desconcertante para muchos clientes es la reaparición del vello en la zona tratada, a menudo unos días después de la primera sesión. Esto es perfectamente normal y no es un indicativo de que el láser no haya sido efectivo.

Al contrario, significa que los folículos pilosos están expulsando los restos de pelo. Por ello no debe resultarnos extraño que pronto vuelva a desprenderse y caer definitivamente. Se puede acelerar el proceso realizando exfoliaciones suaves sobre la zona tratada, aunque es muy importante tener cuidado, ya que la piel estará irritada tras el láser.

Una vez pasada esta fase, el vello no crecerá hasta después de un mes y medio, más o menos. Es en ese momento cuando se puede realizar la siguiente sesión de láser depilatorio.

Para entenderlo mejor: las fases del pelo

Conocer cuáles son las fases del pelo puede resultar de mucha ayuda para comprender por qué el vello crece y cae tras las sesiones:

  • Fase anágena: de varios años de duración, es el momento de mayor actividad en la raíz capilar y es cuando se forma el cabello gracias a la producción de queratina.
  • Fase catágena: dura un par de semanas, siempre menos de un mes. Es el momento en el que el pelo comienza a salir a la superficie y se reduce el tamaño de la raíz.
  • Fase telógena: la última fase tiene una duración de un mes o mes y medio. Llegados a este punto, el vello se desprende de la raíz y comienza la vida de un nuevo pelo en ese mismo folículo.

Es importante saber que no todos los pelos de una zona del cuerpo se encuentran en la misma fase. Además, los tratamientos con láser solo resultan efectivos con el vello en fase anágena. Esto explica que el pelo que hemos tratado con láser caiga en tiempos distintos y que sean necesarias varias sesiones para terminar con el crecimiento del vello de la zona a tratar.

Los puntitos negros

Tras un tratamiento con láser puede ocurrir también que aparezcan unos puntos negros en la zona en que se ha aplicado el láser. Se trata de los restos del vello quemado y no suponen ninguna complicación.

Para eliminar estos restos, que pueden resultar antiestéticos, tan solo es necesario llevar una higiene adecuada y exfoliar la piel suavemente una o dos veces por semana. De esta forma se retiran rápido y fácil los restos de vello que hayan podido quedar.

Es muy importante tener en cuenta que no se debe arrancar el pelo tras una depilación con láser, porque en ese folículo comenzará a crecer de nuevo una raíz que habrá que eliminar posteriormente. Por ello es muy importante no eliminar los puntos negros con cera o con pinzas, sino optar siempre por una depilación mediante rasurado.

Para finalizar, entre sesión y sesión es fundamental hidratar y cuidar la piel. Protegerse del sol y evitar productos irritantes, como los formulados con alcohol, ayuda a mejorar los resultados y minimizar los riesgos.

En definitiva: cuánto tiempo es necesario para deshacerse completamente del vello

El tiempo total necesario para eliminar por completo el vello de una zona depende, en gran medida, de la calidad y cantidad del pelo. Otra variable a tener en cuenta es la zona: por ejemplo, en la cara resultará más difícil deshacerse por completo del vello, ya que es una parte del cuerpo con gran actividad hormonal.

La cantidad total de sesiones suele ser alrededor de seis a ocho. Esto significa que podría hacer alrededor un año, o año y medio, para poder hablar de una eliminación permanente del vello.

Por otra parte, no se puede decir que los tratamientos con láser tengan un carácter definitivo. Es habitual recomendar a los clientes hacer repasos cada año, ya que los folículos están constantemente estimulados y podrían aparecer nuevos pelos con el paso del tiempo.