Una depilación indolora y permanente no se consigue con cualquier método. Aunque existen muchos tratamientos que, de manera inmediata, logran una gran suavidad en la piel, sin tener que ser estrictamente dolorosos, solo un método aúna dos características imprescindibles para la mayoría de la gente, que es permanente a la vez que indoloro.

Depilación indolora, ¿pero definitiva?

Existen muchas formas de eliminar ese molesto vello y muchas personas optan por recurrir a métodos rápidos y, preferiblemente, no dolorosos. Es normal tener en cuenta la economía a la hora de aplicarlos, pero, a la larga, pueden resultar igual de costosos e, incluso, más molestos que otros duraderos.

1. Cera fría

Aunque se puede reducir considerablemente el dolor con un poco de destreza, es decir, arrancando las tiras de ceras con la mayor rapidez posible, no se puede evitar que se enrojezca la piel. Ya se pueden encontrar en el mercado marcas destinadas a pieles sensibles. Solo se requiere media hora aproximadamente para conseguir una piel suave, manteniendo libre de vellos durante dos semanas.

2. Crema depilatoria

La crema depilatoria es un método completamente indoloro, lo que lo hace muy atractivo para muchas personas. Pero, al mismo tiempo, hay que extremar los cuidados, ya que se trata de un producto químico, por lo que no debe sobrepasar los 6 minutos en contacto con la piel, porque podría causar quemaduras en la misma. Su tiempo de efectividad es de apenas dos o tres días.

3. Depiladora eléctrica

La depiladora eléctrica ofrece un resultado parecido al de la cera, ya que arranca el vello desde la raíz. El dolor puede ser soportable, sobre todo en función del aparato que se utilice y el tipo de piel de la persona. Las pieles más sensibles suelen sufrir más sus efectos, se irritan con facilidad y no soportan la luz del sol inmediata. Con un resultado que oscila entre las tres a las cuatro semanas, es uno de los métodos más usados.

4. La cuchilla

Se puede decir que la cuchilla es el método más popular entre las mujeres. Con respecto a otras técnicas, destaca la rapidez de su aplicación y el bajo coste. Cada persona tardará tiempos diferentes, en función del vello que tengan que afeitar. No es doloroso si se tiene cuidado, y existe la posibilidad de cortarse. Su efecto dura entre dos a tres días como máximo.

Depilación duradera y sin dolor

Si lo que se busca es un método realmente eficaz, que sea prácticamente indoloro y, además, duradero, la depilación láser es la respuesta. El láser, al no aplicarse sobre la epidermis de una forma directa, consigue aminorar los síntomas que otros tratamientos depilatorios producen.

Penetra en la dermis, localizando la melanina y atacando al vello desde la raíz mediante la aplicación de calor, haciendo desaparecer cualquier rastro del mismo. Para cada tipo de piel existe un láser determinado, con el fin de proporcionar al usuario la mejor atención y los mejores resultados. Los vellos claros y las canas siempre suelen presentar más dificultades, debido a la falta de melanina. Para un mejor tratamiento, el profesional examinará cada caso individualmente.

Aunque son necesarias varias sesiones, entre 6 o 8 según cada persona, para garantizar la eliminación del vello de forma permanente, el usuario siempre queda satisfecho, pues se olvida de los métodos de depilación de por vida.

Existen muchos modos de depilarse por los que se decantan las personas en función de su tiempo y efectividad. Pero solo un tratamiento logra un resultado inigualable, como es el láser, por sus efectos indoloro y duradero.