A veces no somos conscientes de la importancia de algo tan simple como desmaquillarse bien todos los días, pero es algo que debemos hacer, ya que con el paso del tiempo nuestra piel lo agradecerá.

Llevamos una vida ajetreada en un ambiente donde la contaminación y la polución es algo que nos rodea, sobre todo, en determinadas ciudades, por lo que aunque no nos maquillemos siempre, debemos retirar esa suciedad para que nuestra piel no pierda elasticidad y brillo. Este es el primer paso para tener una piel saludable y cuidada, por lo que tenemos que convertirlo en nuestro hábito diario y, aunque muchas noches nos de pereza por lo cansados que estamos, tenemos que hacerlo para que nuestros poros respiren.

El método es muy sencillo: basta con 2 algodones, crema desmaquillante y tónico. Tu piel quedará perfecta, y si a esto le añades una crema hidratante como toque final, sería fantástico.