Tras todos los excesos navideños, volvemos en enero con unos kilos de más. Ahora es el momento ideal para comenzar una dieta después de navidad . El error en que cae mucha gente es confiar en la eficiencia de las dietas milagro, esperando perder kilos en tiempo muy limitado, sin apenas esfuerzo.

La sorpresa para muchos es el “efecto rebote” tras uno de estos regímenes milagrosos y la recuperación de kilos en tiempo récord. Para evitar esto y mantener una figura adecuada por un largo periodo, además de la buena salud, es preciso practicar deporte y comer saludablemente, con la ayuda de una dieta razonable. Ante todo, es imprescindible tener paciencia.

Dieta para después de Navidad: pierde esos kilos de forma saludable

Lo primero que se piensa después de las fechas navideñas es en perder esos kilos sobrantes, propios de los excesos de estas fechas. Turrones, grandes atracones y alguna que otra copa son los culpables del peso ganado. Después de eso vienen las prisas por recuperar la figura y pueden dar tentación esas dietas milagro que tanto intentan vender.

Dietas de 2 o 3 días que prometen milagros y cuya base de alimentación carece de nutrientes y suele abarcar gran cantidad de líquidos. Una cosa es cierta, y es que se pueden perder kilos de forma muy rápida. Pero muy poca información se da de los efectos sobre la salud y cómo el organismo deja de tener el funcionamiento correcto, ocasionando que, muy poco tiempo después, se recuperen no solo los kilos que se ganaron antes, sino que se puedan incluso multiplicar.

Es por eso que se tiene que apostar por una dieta rica en verduras y nutrientes, sin desechar la proteína, tan importante para estar enérgicos durante el día y poder mantener una vida saludable. No se deben abandonar las vitaminas y minerales típicas de la verdura. Obviamente, la fruta es importante y aunque puede funcionar un día de depuración mediante esta, es imprescindible tener en cuenta el resto de alimentos.

Ejemplo de menú depurativo para reducir los excesos

Existen muchas versiones de menús depurativos para después de fechas claves, como es la Navidad en este caso. Lo aconsejable es mantener siempre una buena alimentación, para no tener que lamentar posteriormente los kilos ganados o las molestas indigestiones, también muy típicas de las fechas festivas.

Se puede comenzar con un menú depurativo, que conseguirá eliminar todos los desechos acumulados en el organismo, deshaciéndose de cualquier toxina o residuo del mismo. Es importante que sea completo, aportando los suficientes nutrientes para mantener al cuerpo con energía, es así que deben hacerse cinco comidas al día. El ejemplo que se expone a continuación puede servir como base para cualquier momento:

  • Desayuno: Puede optarse por un zumo de naranja para empezar. Tras esto, puede ir alternánose dependiendo del día, tostadas de pan integral con tomate rallado, leche descremada con cereales de avena, sándwich vegetal, con tomate, lechuga, pavo cocido y pepino o cereales con frutos rojos deshidratados.
  • Media mañana: té verde y un yogurt desnatado, que podrá alternarse por alguna fruta como manzana, piña, pera..
  • Comida: judías verdes cocidas, con sal y limón, acompañadas por un huevo duro. También puede optarse por un filete de atún a la plancha con una patata cocida o arroz a la cubana con rodajas de berenjenas a la plancha.
  • Merienda: una o dos piezas de fruta junto a un yogurt desnatado.
  • Cena: para la comida de la noche deberá elegirse alimentos muy bajo en calorías, como ensalada con pescado blanco, revuelto con jamón o tortilla de espárragos verdes.

Otras recomendaciones a seguir para no recuperar el peso perdido

A una dieta de depuración le deben seguir otras rutinas y hábitos, para facilitar así la pérdida de peso:

  • No saltarse ninguna comida para mantener la energía necesaria en la realización de las actividades cotidianas.
  • Descansar bien, durmiendo al menos 8 horas diarias. No dormir lo suficiente hace que nuestro cuerpo se resienta y a la larga se llegue a engordar.
  • Evitar el alcohol, ya que facilita el aumento de peso.
  • Realizar ejercicio diario, con el fin de ayudar en la pérdida de peso. Se requiere un mínimo de 30 minutos a un ritmo relajado.
  • Beber mucha agua, para facilitar la expulsión de toxinas del organismo. La cantidad de agua que necesita el cuerpo oscila en torno al litro y medio, aunque se puede alterar en función de la actividad física que se practique.
  • No pesarse continuamente. Es necesario relajarse y sentirse ocupado en alguna actividad durante la jornada, sin obsesionarse en la pérdida de peso. El estrés es siempre un mal enemigo.

Las fechas navideñas suelen ser la debilidad de la mayoría de las personas. Los excesos están al orden del día, especialmente durante las cenas y los postres. Por eso, elegir hacer después una dieta sana y con todos los nutrientes es la mejor opción para perder peso. Lo más importante es la salud, y es por ello que la mejor opción es acudir a un profesional de la dietética y la nutrición cuando existe un problema de peso específico