Tener una piel sana y cuidada no solo se consigue a través de la genética, también debemos preocuparnos desde el interior, es decir, con una dieta para la piel. Lo que comemos afecta directamente al estado del cutis, por ello hay que conocer ciertos alimentos que se deben evitar y aquellos que pueden ayudar a mejorar la salud del rostro.

Alimentos dañinos que debes evitar

Hay ciertos alimentos cuyo consumo puede provocar imperfecciones en la dermis, desde el exceso de grasa y la aparición de granos hasta la sequedad de la piel que causa picores y descamación. A continuación, una lista de alimentos que se debe evitar consumir para mejorar la salud cutánea:

  • Envasados y procesados.  Los alimentos precocinados que no son frescos contienen una gran cantidad de grasas saturadas, sales y azúcares que generan que la piel retenga líquidos y su sequedad aumente.
  • Exceso de azúcar. La sacarosa o azúcar no aporta nada más que calorías vacías. Pueden generar problemas en la piel como una mayor acumulación de grasa y la consecuente aparición de granos.
  • La cafeína. Es mejor evitarla para retrasar la aparición de arrugas, ya que elimina la humedad de la piel.
  • El alcohol. Las bebidas alcohólicas tienen un gran impacto en la salud dermatológica, ya que pueden provocar la obstrucción de los poros. Además, inflaman la piel y, sobre todo, provocan un mayor y más rápido envejecimiento del rostro.

La mejor dieta para la piel del rostro: cuídate desde el interior

Cuidarse en el interior es un método eficaz para mantener una piel sana. En especial, esta dieta debe incluir prioritariamente verduras, frutas y legumbres, evitando el consumo habitual de alcohol, grasa y azúcar. En particular, algunos alimentos mejoran el estado en el que se encuentra la piel:

  • Verduras de hoja verde. Como es bien sabido, la verdura tiene una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes. Estos componentes hacen que mejore el estado de la piel fortaleciendo la barrera de lípidos. Permite una mayor firmeza y de esta forma se retrasa la aparición de las arrugas propias de la vejez.
  • Chocolate negro. Sus componentes mejoran la hidratación natural de la piel, por lo que este alimento se puede consumir con moderación y siempre que sea un chocolate lo más puro posible, con un porcentaje alto (entre un 70 % y un 99 %).
  • Probióticos. Como el yogur y la kombucha, ya que son alimentos recomendados para favorecer el estado de la piel. El yogur contiene biotina, una vitamina imprescindible en la síntesis y degradación de grasas. La kombucha es un hongo fermentado que nutre la piel y la fortalece.
  • Agua. Beber abundante agua de forma diaria mantiene el rostro con una correcta hidratación y mejora la eliminación de toxinas.
  • Aguacate. Una forma de mejorar el estado de la piel, haciendo que esta esté nutrida, limpia y con mayor suavidad es consumiendo aguacate. Entre otras propiedades, su aceite mejora el estado del cutis conservando su brillo natural.

Apuesta por las semillas y frutos secos

  • Semillas de cáñamo y lino: son una fuente de ácidos grasos esenciales como el Omega 3 y contienen una alta cantidad de proteínas.
  • Frutos secos: una de las mejores opciones de snack para picar entre horas. Además de ser saciantes y saludables, los frutos secos contienen vitamina E que reduce la oxidación celular y por lo tanto ayuda a tener una piel con menos arrugas.

Estos consejos para una dieta sana, sumados al ejercicio y una vida activa son muy útiles, sin embargo, su eficacia aumenta de forma exponencial cuando se combinan con tratamientos profesionales como la mesoterapia para potenciar la hidratación en las pieles secas o el peeling químico facial en problemas de acné.