Las dietas proteinadas consiguen una rápida y eficaz pérdida de peso que debe estar, en todo momento, supervisada por un médico nutricionista. Este tándem médico-paciente es lo que conseguirá el mantenimiento de peso a largo plazo.

Las dietas proteinadas se pueden hacer con producto proteinado o con proteína animal. El médico hará un cálculo de los gramos de proteína al día necesarios en cada caso y la suplementación alimenticia necesaria, para no poner en riesgo a la salud a lo largo de la bajada de peso.

Los productos proteicos al no contener grasas siempre serán menos calóricos que la proteína animal. Hoy por hoy esta dieta es conocida como una de los tratamientos más eficaces en la perdida de peso, pero su éxito está sujeto a la constante supervisión médica.