La fotodepilación es un término genérico que define a todos los sistemas de depilación por luz. La depilación láser es un sistema de depilación por luz que permite actuar de forma selectiva sobre el vello, sin dañar los tejidos ni la piel.

El objetivo de cualquier láser de depilación es la destrucción del folículo piloso. Para ello, se genera calor alrededor del pigmento (melanina) que contiene el tallo del vello, y se destruye el folículo del que surge ese éste. No obstante, actúan de manera muy diferente:

Depilación Láser: emite una luz pura de un solo color (monocromática) que se desplaza en línea recta y todos sus fotones que integran la luz viajan a la misma dirección.

Luz Pulsada: Láser que emite una luz mixta compuesta por muchos tipos de fotones (policromática).La luz se desplaza en todas direcciones.

El láser tiene que tener la potencia y la longitud de onda capaz de captar la melanina del pelo para conseguir la mejor evolución, y debe estar controlado por un médico para no ocasionar ningún daño en la piel. Los láseres que no cumplen estas condiciones suelen ofrecer sesiones de depilación más baratas, pero al no utilizar la potencia y longitud de onda correcta, no son tan eficaces y se necesita un mayor número de sesiones. Finalmente son más caros para el paciente.