Los efectos de la menopausia en el cuerpo de la mujer no solo repercuten en el estado anímico, sino que se hacen evidentes físicamente. Es cuando aparecen las primeras arrugas, tienden a marcarse manchas en la piel e, incluso, la presión arterial sube. Muchas veces, el optimismo puede jugar un papel importante. Analizamos los cambios que se producen en el cuerpo y tips para mejorar el estado anímico.

Estos son los cambios que experimenta tu cuerpo durante la menopausia

El cuerpo de la mujer, con la llegada de la menopausia, experimenta numerosos cambios, aunque no afecta por igual a todas. Esta nueva etapa es irreversible, lo que provoca que muchas mujeres se sientan mal anímicamente, ya que los cambios en su organismo inician con el fin de la ovulación y, por tanto, con la desaparición de la menstruación.

Cambio del estado de la piel

La epidermis es una de las partes afectadas. Esta pierde humedad y elasticidad, debido a que la producción del colágeno y elastina disminuyen considerablemente. Esto produce a su vez la aparición de más arrugas en la piel y los síntomas que conlleva.

La sequedad fomenta el picor y una textura más rasposa y, a veces, escamosa en la epidermis. También son susceptibles de aparecer manchas, asociadas a la edad, especialmente en las manos y la cara, por exponerse más al sol. Es normal comprobar una mayor opacidad. En todo esto repercute también la falta de estrógenos.

Dado el deterioro visible, la piel es más propensa a quebrarse y sufrir lesiones, repercutiendo negativamente los cambios bruscos de temperatura.

La flacidez, a partir de la menopausia, va en aumento con el paso de los años, apreciándose en mayor medida en brazos, piernas, rostro y cuello.

La textura de la vagina también se ve afectada. Se vuelve menos elástica y más seca, lo que puede ocasionar problemas durante las relaciones sexuales. El prurito suele ser un síntoma común.

Además, la sudoración nocturna se convierte en algo normal, a la vez que desagradable, pues llega a ser estresante. El cuerpo femenino tiende a aumentar entre 1 y 2 grados de temperatura.

Se modifica la figura

La pérdida hormonal provoca un cambio en la distribución de la grasa corporal, tendiéndose a engordar más. Muchas mujeres encontrarán una mayor dificultad para perder peso, viéndose con el doble porcentaje de grasa que tenían durante su juventud.

Las mamas también aumentan de tamaño, ya que el componente adiposo experimenta un cambio estructural y en su consistencia.

El desánimo

El estado anímico se ve afectado, especialmente por los efectos hormonales que alteran al organismo. Este desánimo se comienza a experimentar con los primeros síntomas antes de la menopausia (la perimenopausia), muchas veces derivados del estrés ante los esperados cambios corporales.

Son normales los desajustes en los estrógenos, que repercuten directamente en los niveles de serotonina, dopamina y oxitocina, que tanto afectan al estado emocional. Es por esto que muchas mujeres alcanzan estados depresivos. A esto hay que añadir la típica ansiedad, normalmente como síntoma de la depresión, así como inseguridad en distintos aspectos de la vida y en las relaciones de pareja y con los amigos.

Posibles problemas de salud

Estos son los más importantes, ya que es normal que suba la presión arterial, implicando con ello una mayor probabilidad de sufrir problemas circulatorios y del corazón. Esto es debido al aumento del colesterol malo, producto del aumento de grasa corporal normal en esta etapa de la vida.

La osteoporosis es otro de los peligros a los que debe enfrentarse la mujer. Esta se da con la pérdida progresiva de los huesos, produciendo dolor y malestar físico.

¿Cómo mejorar el estado anímico durante la menopausia?

El estado anímico bajo suele ser el culpable de muchas causas durante la menopausia. Controlando el optimismo se pueden superar muchos obstáculos, incluyendo los físicos. Lo primero es fortalecer la voluntad y llevar a cabo estos consejos:

  • Practicar deporte, ya que libera endorfinas y estas permiten obtener una sensación de bienestar muy importante para levantar el estado de ánimo.
  • Moderar el consumo de bebidas alcohólicas, el café y el picante, ya que aumentan la sensación de calor en el organismo y repercute en la circulación sanguínea.
  • Evitar la automedicación, ya que al acudir al médico será normal que recete la toma de hormonas, con el fin de regular la actividad del organismo. La interacción de medicamentos, por los tratamientos para el resto de desórdenes, que pueden ser variados, solo puede ser revisado por el especialista.
  • Realiza algún tratamiento de belleza en clínicas especializadas, como la luz pulsada o los hilos tensores para el rostro y la mesoterapia para el cuerpo. No solo ayudarán a reavivar las células epidérmicas, fomentando el aumento de colágeno y elastina, sino que ayudarán a reducir los efectos de la edad, como arrugas y manchas en la piel.

Como hemos destacado, la menopausia es una etapa difícil en la vida de la mujer, que suele afectarle física y psicológicamente. Con una mente positiva y poniendo de su parte, al acudir a los especialistas indicados, los cambios serán menores y las consecuencias pasajeras.