Entre los desayunos saludables para el verano siempre encontramos frutas variadas, cereales, leche o sus derivados y algún que otro zumo refrescante. Es muy importante variar la dieta con la llegada del calor, ya que nuestro cuerpo necesita más líquidos, otro tipo de vitaminas y alimentos con más energía para afrontar mejor el día. Estos desayunos pueden ser deliciosos si se preparan con tiempo y con ingredientes variados. Si un día no te apetece tomar leche, puedes desayunar un yogur o queso fresco mezclado con fruta para que no te falte tu aporte de calcio.

Si te da pereza pelar y lavar la fruta, puedes optar por los clásicos zumos de naranja naturales. Aunque para hacerlos más refrescantes y apetecibles, puedes añadir fruta congelada a la batidora. Por ejemplo, frutos rojos, mango, piña, o lo que más te guste. Se trata de desayunar bien, variando la dieta  en verano o en cualquier época del año, y bebiendo suficiente líquido para que no nos falte durante la mañana.

Para este verano, desayuno sano y sabroso

Vamos a proponer siete desayunos para que cada día de la semana sea distinto y no falten nutrientes, minerales ni vitaminas. Desayunos completos y deliciosos que te llenarán de energía.

Smoothie Bowl

​Se trata de un delicioso batido de fruta y leche (de vaca o vegetal, como prefieras) lo suficientemente espeso para comer con cuchara. Para ello, puedes añadirle copos de avena o un plátano, que lo dejará más consistente. Por encima, puedes añadir trozos de chocolate, semillas, frutos secos, incluso fruta entera como moras o arándanos.

Un clásico: leche, fruta y cereales

Un vaso de leche con cereales integrales es una opción muy sana. Para añadir algo refrescante, puedes aportar una rodaja de melón o de sandía, incluso también de piña, que es depurativa. Un desayuno perfecto estés donde estés.

Desayuno salado ¿por qué no?

En este caso, para obtener suficientes proteínas y vitaminas, podemos probar con una tosta de jamón serrano y tomate natural donde no falte el buen aceite de oliva. Si nos apetece beber algo, un café o un zumo de naranja será la mejor opción. Dejemos el dulce para otro día.

Té frío con galletas integrales

El té es una opción muy saludable para desayunar, pero con el calor, es mejor optar por los tés fríos. Puedes elegir sabores exóticos como piña colada, frutos rojos o sandía. Para acompañar, unas galletas integrales serán la mejor opción. Si te apetece chocolate, mejor que sea puro y con menos leche.

Bollería casera y pieza de fruta

Un día a la semana podemos darnos un capricho. Pero lo mejor es que la bollería esté hecha por ti, como un bizcocho de yogur o unas napolitanas de chocolate. Para aportar líquidos y vitaminas, un melocotón o una nectarina nos refrescarán y nos aportarán suficientes vitaminas. Si te apetece un zumo de naranja, también puedes añadirlo a tu desayuno.

Legumbres para comenzar el día

Aunque no sea una receta de verano como tal, es una manera muy saludable de empezar el día. Una tostada con hummus o una ensalada fría de lentejas son un buen aporte de proteínas. Para hacer este desayuno más veraniego, podemos acompañar las legumbres con un batido frío de fresas o frutos rojos.

Queso con mermelada y fruta

El queso fresco está delicioso con mermelada o con fruta. Puedes probar a desayunar con kiwi, fresas, melocotón, higos o tu fruta favorita. El queso debe ser suave para que no tenga un sabor demasiado fuerte.

Como puedes comprobar, desayunar rico y saludable no es tan complicado. Este verano, solo necesitas ideas como estas para llenarte de energía cada mañana con ingredientes sabrosos y saludables.