Los egipcios fueron maestros del arte del maquillaje. Los griegos, como decía Pericles, “amaban lo hermoso con moderación”. A los romanos les gustaba tener el cuerpo completamente depilado y las mujeres utilizaban gotas de atropina, una planta altamente venenosa para dilatar sus pupilas y resaltar su atractivo.

Se han cumplido diez años desde que la FDA (Food and Drug Administration) aprobó la utilización de la Toxina Botulínica Tipo A para uso cosmético. Dos años después, fue aprobada por las autoridades sanitarias españolas y, en la actualidad, es el tratamiento estético más demandado en el mundo. Todavía no hay cifras oficiales de su utilización a nivel nacional, pero en Estados Unidos se inyectaron más de cuatro millones de personas durante el año pasado.

Actualmente, la Toxina Botulínica ha desplazado al Lifting (estiramiento de la piel mediante cirugía) como primera opción en rejuvenecimiento facial. Este tratamiento irrumpió en el mundo a la medicina estética por casualidad. En 1987, la oftalmóloga canadiense Jean Carruther lo utilizaba para corregir el estrabismo a sus pacientes, que volvían sorprendidos al ver cómo les habían desaparecido las patas de gallo y las arrugas de la glabela. El matrimonio Carruther comenzó a investigar este proceso y en 1990 hicieron público el hallazgo, sin demasiadas esperanzas.

Es un tratamiento muy rápido -unos quince minutos- y permite continuar con la actividad diaria inmediatamente después. El efecto aparece entre los cuatro y diez días posteriores y su desaparición también es lenta y gradual -puede llegar a durar cuatro o cinco meses-.

Con el  uso correcto de  la Toxina Botulínica se consigue relajar los músculos de la zona en la que se aplica, sin perder por ello expresividad,  disminuyendo la intensidad de su contracción y atenuando las arrugas. En definitiva, proporciona esa ‘buena apariencia’ que sólo se tiene tras unas felices vacaciones.

Por ultimo, la siguiente gran revolución vendrá de la mano de la Toxina Botulínica Tópica en forma de crema, que se aplicará también en consulta médica. Este producto se encuentra esperando la aprobación de la FDA. Parece magia y esta al alcance de todos!