El melasma es un trastorno cutáneo muy común, que afecta principalmente a mujeres y se manifiesta en forma de manchas irregulares color café con leche en la cara, sobre todo, las zonas de la frente, labio superior y mejillas.

La aparición de este tipo de manchas está ocasionada por alteraciones hormonales como el embarazo, uso de anticonceptivos orales o menopausia, así como la excesiva exposición al sol. La predisposición genética es también un factor determinante.

Tratamientos de eliminación de manchas faciales: el tratamiento más adecuado para combatir las manchas faciales son las mascarillas despigmentantes, que contienen una alta concentración en vitamina C -deben ser realizados en una clínica de medicina estética-, combinados con las cremas despigmentantes o fórmulas magistrales de uso domiciliario y el uso de protectores solares.

Estos tratamientos deben realizarse de forma periódica y bajo la supervisión de un especialista, para conseguir así los resultados esperados.