El envejecimiento digital afecta cada vez más a un mayor número de personas, ya que, con los años, hay un aumento notable en la exposición a aparatos digitales. Los efectos a largo plazo de dichos dispositivos son comparables a la radiación ultravioleta, por eso es necesario tomar medidas de prevención y tratamientos específicos.

¿Qué es el envejecimiento digital y cómo me afecta?

El ser humano, debido a la tecnología actual, vive expuesto a la luz azul que irradian ordenadores, móviles y las tabletas. Ya sea por ocio o por trabajo, diariamente todos nos exponemos a dispositivos electrónicos que emiten esta luz, comparable a los rayos UV del sol, tan perjudiciales para la epidermis y la salud en general.

Obviamente, el estar expuestos a esta luz azul repercute de forma directa sobre el rostro, provocando efectos visibles con el paso del tiempo. Pueden ser difíciles de reparar si no se tratan de manera eficaz y preventiva.

Señales en la piel

Al estar varias horas al día expuestos a toda clase de pantallas, la piel se ve afectada de diferente forma mostrando las siguientes características:

  • Envejecimiento prematuro.
  • Manchas oscuras.
  • Pérdida de firmeza.
  • Disminución de colágeno y de elastina.
  • Sequedad y falta de brillo.
  • Aparición de las primeras arrugas.
  • Deshidratación cutánea.
  • Pérdida de ácido hialurónico.
  • Muerte celular por alteración del ADN.

¿Puedo detener el envejecimiento digital? ¿Es posible?

Es posible detener este tipo de envejecimiento de manera drástica, reduciendo las horas de conexión a los aparatos digitales. Por desgracia, esta medida no es tan sencilla de tomar, ya que la tecnología está presente en nuestro día a día, tanto para trabajar como para comunicarnos con los demás.

Por suerte, existen alternativas antes que renunciar a ella. Lo más recomendado es acudir a la consulta de un especialista estético, con el fin de que realice un examen pormenorizado de la situación epidérmica del paciente. Tras el mismo, recomendará aquellos tratamientos idóneos que ayudarán a recuperar el aspecto saludable de la piel.

Existen muchas opciones que el médico estético determinará según las necesidades específicas de cada paciente.

Hidratación y prevención

La rutina diaria de limpieza, junto con la hidratación de la piel y el uso de protector solar son tres pautas que contribuyen a prevenir los efectos de la luz azul sobre la epidermis. Además, frenan el envejecimiento prematuro.

Debe realizarse independientemente de cualquier otro, ya que es compatible con el resto de métodos aplicados en la clínica estética.

Luz pulsada para el envejecimiento facial

La luz pulsada facial intensa (IPL) consigue un efecto de rejuvenecimiento en muy poco tiempo. Logra eliminar irregularidades producidas por la tecnología digital, al acabar con las manchas y reavivar la producción de colágeno de forma natural.

En una sola semana se puede disfrutar de una piel elástica e uniforme, libre de arrugas y con un brillo juvenil.

Bio Nutri Lift para la generación de colágeno

Mediante una cánula, se aplica ácido hialurónico y otros compuestos beneficiosos para el organismo. Con esta técnica se logra una producción activa de colágeno y elastina al activar las capas profundas de la epidermis.

Se lleva a cabo un efecto lifting, que consigue tensar la piel, mostrando un resultado natural y devolviéndole el brillo deseado.

Mesoterapia facial para mejorar la elasticidad de la piel

Se realiza mediante la aplicación de microinyecciones en la zona superficial de la epidermis. Se introducen diferentes sustancias, entre las que se incluyen vitaminas, antioxidantes, ácido hialurónico, silicio orgánico, aminoácidos y oligoelementos. Es indicado para las pieles más maltratadas por el paso del tiempo. Se convierte en un método ideal ante los efectos producidos por la luz azul y los rayos UV.

Para lograr recuperar la elasticidad perdida, se pondrá especial atención a la administración de silicio. Este ingrediente interviene en el desarrollo de las células epidérmicas, devolviendo la firmeza a la piel.

Power Hyaluronic de Skeyndor

Este procedimiento tiene efectos inmediatos. Solo se requiere una sesión, basada en una exfoliación inicial y la aplicación de ácido hialurónico, logrando que sea absorbido por la piel para conseguir una dermis más hidratada y tersa. Además, previene la sequedad típica del paso del tiempo y consecuencia también de la exposición prolongada a la luz azul.

Factores de crecimiento plaquetario

Este método es muy efectivo para regenerar la epidermis, ya que usa plaquetas extraídas de la sangre del paciente. A ellas se les inyecta el plasma rico, además de vitaminas y aminoácidos. Todo ello combinado con otras sustancias naturales y beneficiosas con el fin de regenerar las células de la piel.

El resultado es un aspecto más rejuvenecido, con una epidermis que gana en hidratación y brillo.

Es complicado evitar móviles, tablets y ordenadores, a pesar de que producen efectos nocivos a largo plazo en la piel. Pero siempre se puede acudir a una clínica estética especializada para disponer del mejor tratamiento y prevenir el envejecimiento digital.