El empleo de exfoliantes nos ayudan a eliminar las células muertas. Podemos encontrar exfoliantes caseros muy buenos y naturales u otros de compra, que siempre tiene algunos ingredientes más agresivos. Eso sí todos ellos te dejan una piel más fina, tersa, suave y revitalizada. Eso sí, hay que ser prudentes con la exfoliación y más aún en verano, ya que una irritación de la piel sin cuidados posteriores puede dar lugar a pigmentaciones.

Toma nota de las ideas que te proponemos:

10 exfoliantes caseros para cara y cuerpo este verano

Aquí tienes las recetas de los mejores exfoliantes según la parte del cuerpo que quieras tratar:

Para el rostro

  • Exfoliante de avena y almendras para tonificar y humectar: esta mascarilla, además de exfoliar, actúa como tónico y humectante. No tienes más que batir dos cucharadas de avena con dos de almendras, una cucharada de crema humectante y un par de gotas de aceite esencial de rosas. Tras la exfoliación, deja que actúe unos 15 minutos y retírala con un paño muy suave. En pocos minutos notarás su efecto hidratante y libre impurezas.
  • Exfoliante de azúcar y limón para blanquear: si quieres blanquear la piel de tu rostro, esta es una de las mejores mascarillas. Es muy importante que solo la apliques de noche, ya que si te expones al sol inmediatamente después podrían aparecerte manchas. Mezcla el zumo de medio limón con dos cucharadas de azúcar y aplícala con masajes circulares. Después de 15 minutos, aclara el rostro con agua tibia.
  • Exfoliante de plátano para iluminar la piel: esta es una mascarilla especialmente indicada para rostros cansados y estresados. En este caso no tienes más que machacar un plátano hasta conseguir un puré. Después le agregas unas tres o cuatro cucharadas de azúcar, se lo añades y frota por el rostro esta mezcla. Después déjalo unos minutos sobre el rostro y retira con agua tibia.
  • Exfoliante de escaramujo para las patas de gallo: seguro que cuando piensas en un exfoliante lo primero que te viene a la cabeza es uno que te ayude a suavizar la piel del cutis o el cuerpo. Este exfoliante es ideal para suavizar las temidas patas de gallo. Pon una cucharada de escaramujos secos en agua hirviendo. Déjala reposar 15 minutos. Después aplica con los dedos y deja que actúe unos minutos. Retírala con un paño suave húmedo.

Para la celulitis

  • Exfoliante de café para la piel de naranja: si quieres eliminar la celulitis con un tratamiento económico y muy eficaz, hazte con esta mascarilla. Mezcla media taza de café molido, media taza de café con unas dos cucharadas de aceite de oliva y dos de aceite de almendras. Une los ingredientes y aplica por todo el cuerpo. Deja que actúe unos 5 minutos y retírala con agua fría. Te resultará mucho más sencillo si lo haces mientras te duchas.

Para los labios

  • Exfoliante de menta y azúcar para los labios agrietados y partidos: los labios son los grandes descuidados dentro de la rutina de belleza. Sin embargo, para lucirlos bonitos necesitan una exfoliación de vez en cuando. Necesitas media cucharada de azúcar glass, dos o tres gotas de aceite de menta y media cucharada de aceite de oliva. Masajea con un cepillo de dientes muy suave, deja actuar un par de minutos sobre los labios y retira con agua.

Para el cuerpo

  • Exfoliante de azúcar moreno para la piel seca: mezcla una taza de azúcar moreno con una taza de aceite de coco. Aplica por todo el cuerpo y retira con un masaje en la ducha.
  • Exfoliante de azúcar y aceite de oliva: si quieres un exfoliante que no necesite muchos ingredientes y que te deje la piel ultrasuave, apuesta por éste. Puedes aplicarlo incluso en los labios. Mezcla un cuarto de taza de azúcar con tres cucharadas de aceite de oliva, ponlo por todo el cuerpo, incluso en los labios, y retira en la ducha.
  • Exfoliante corporal de chocolate para una piel más suave y rejuvenecida: este exfoliante, además de dejar la piel más suave por el azúcar, la rejuvenece gracias al cacao. Añade a una taza de azúcar, cuatro cucharadas de cacao en polvo y media taza de aceite de canola. Aplícalo en la ducha con un masaje y enjuaga.

Para las manos

  • Exfoliante de sal gorda: si quieres unas manos suaves utiliza este exfoliante casero a base de sal gorda y aceite de oliva. No necesitas más que un par de cucharadas de sal gorda con un chorrito de aceite de oliva. Aplica y retira con agua tibia.

Consejos antes de utilizar exfoliantes caseros

  1. No hay que ser agresivos a la hora de realizar este tipo de cuidados, hay que extenderlos sin hacer demasiada fricción sobre la piel para evitar rojeces y escozor. Da igual los tipos de pieles en los que se aplique, el cuidado ha de ser el mismo.
  2. Antes de aplicar cualquier exfoliante por el rostro o el cuerpo, prueba con una pequeña cantidad en el codo. Así comprobarás si es demasiado agresivo para tu piel.
  3. No los apliques con demasiada frecuencia, basta con una vez a la semana o entre diez y quince días si tienes una piel sensible y/o seca.
  4. Es importante que antes de hacernos una exfoliación en nuestro rostro contemos con una limpieza facial diaria de manera continuada y que la aplicación de exfoliantes sea el complemento perfecto a nuestra rutina de belleza semanal.