La hidrolipoclasia ultrasónica surge como una técnica no invasiva ante la necesidad de eliminar grasa y perder peso pero sin necesidad de pasar por quirófano y someterse a una cirugía. Este método hace que el paciente consiga la figura soñada sin necesidad de correr ningún riesgo en una mesa de quirófano.

Es efectivo en el abdomen, cintura y puede aplicarse en los muslos. Sus mínimos efectos secundarios y la sencillez del tratamiento hace que su popularidad vaya en aumento. Quizás sea necesario someterse a varias sesiones, pero los resultados son casi inmediatos, al punto de sorprender a muchos pacientes. Pero ¿es el mejor método para lograr estos resultados? Te damos todos los detalles acerca de esta alternativa no quirúrgica.

¿Qué es la hidrolipoclasia ultrasónica o la liposucción sin cirugía?

La hidrolipoclasia hace referencia a un tratamiento que utiliza un líquido (hidro-), como es el suero fisiológico, que se requiere para destruir grasa (-lipoclasia).

¿Por qué es ultrasónica? Mediante el ultrasonido se genera el calor (termogénesis), necesario para producir la cavitación en contacto con disolución líquida. Sus efectos sobre la grasa localizada son equiparables a una lipoaspiración, con la ventaja de no requerir una intervención intrusiva.

Junto al suero fisiológico, se permite administrar lidocaína, por su efecto analgésico, en caso de que el paciente sintiera alguna molestia durante el procedimiento.

Según lo que indique el especialista de la clínica, pueden realizarse las sesiones una vez a la semana, cada diez días o cada dos semanas. La media suele ser de seis sesiones y los resultados, normalmente, aparecen en pocas semanas, aunque hay personas que expresan sentirlos de forma casi inmediata.

Los beneficios saltan a la vista. La oportunidad de perder varias tallas en varias sesiones es gratificante. El paciente debe, después de cada sesión, realizar la presoterapia durante tres días, es decir, llevar una faja compresora para terminar de moldear su cuerpo.

Es conveniente tener en cuenta las contraindicaciones de este tratamiento. Embarazadas, personas que estén sufriendo algún proceso infeccioso, que presenten inflamación o cualquier tipo de tumor, deberán esperar para poder someterse a este proceso. Siempre es recomendable exponer las dudas al especialista.

Los efectos secundarios son mínimos, como pequeños hematomas que se atenúan en cuestión de días, aproximadamente una semana.

Para un excelente resultado, será conveniente que el paciente tome alrededor de dos litros de agua diarios. La eliminación de la grasa se consigue a través de la orina. Por la misma se irán desechando toxinas, por eso es conveniente ingerir mucho líquido, para que estas no permanezcan mucho tiempo dentro del organismo.

¿Cómo se aplica la hidrolipoclasia ultrasónica?

La hidrolipoclasia es de muy sencilla aplicación. El especialista señalará con un rotulador las partes del cuerpo que van a ser tratadas (como suele hacerse en la liposucción). Una vez desinfectadas las zonas, se lleva a cabo la infiltración del suero fisiológico en el tejido subdérmico.

Esta sustancia acuosa se puede ir combinado con bicarbonato sódico, que ayuda a reducir la acidez. La lidocaína permitirá una sensación completamente inocua e indolora.

Una vez cumplido el primer paso, se realiza el ultrasonido. La sensación que percibirá el paciente será de un suave masaje que, con ayuda de un gel, logrará absorber las ondas sonoras producidas, que dan pie a la reacción de destrucción de grasas. Esta acción dura unos 15 minutos, pudiendo finalizarse la sesión con la aplicación de aceites que ayuden a drenar.

Dicho todo esto ¿es la hidrolipoclasia la mejor opción como tratamiento no invasivo? Aunque hemos detallado todos sus beneficios, en hedonai hemos evolucionado hasta una innovadora técnica que va un paso más allá, la sonohidrolipólisis.

Nuestros especialistas han desarrollado un método único que conjuga todos los puntos positivos de la hidrolipoclasia unido a la mejor tecnología. Esto da como resultado que se puedan ver los efectos desde la primera sesión. Por ello, tras una sesión de 90 minutos de sonohidrolipólisis, el paciente podrá ver los resultados en sólo 24 horas.

Un tratamiento revolucionario que supone la eliminación de la celulitis mediante ultrasonidos y una garantía certera para la conservación de una figura moldeada.