Cómo mantenerse joven

Tener una piel cuidada, hidratada, elástica y sin manchas es síntoma de juventud.  Con el paso de los años los tejidos que forman parte de la piel se atrofian, la grasa que sirve de soporte adelgaza, el daño producido por el sol se hace evidente y, todo ello, se traduce en la aparición de arrugas cada vez más profundas, flacidez y manchas.

La clave para mantenernos jóvenes por dentro y por fuera reside en:

  • Una dieta saludable para suplir nuestras necesidades nutricionales y mantener nuestro peso.
  • Ejercicio físico para conservar la elasticidad, la agilidad y la precisión de movimientos.
  • Un buen tratamiento estético que nos ayude a mantener nuestro aspecto.

El éxito de este tratamiento se basa en un diagnóstico preciso con unas expectativas realistas y un cambio equilibrado. El objetivo es recuperar la vitalidad, suavizar los rasgos, aportar volumen y relajar la musculatura contraída sin variar las facciones naturales de la cara.

¿Cuánto se tarda en ver el resultado? Cada persona marca sus tiempos. El tratamiento puede realizarse en una o varias sesiones, dependiendo de las condiciones y ritmo de vida individuales. Combinar varias técnicas ha facilitado el éxito y la consecución de objetivos que antes no eran posibles sin cirugía.

Tratamientos ideales para el rostro

A modo de ejemplo, podemos remodelar un rostro combinando:

  • Hidroxiapatita cálcica en forma de hilos tensores para redefinir el ovalo de la cara y el ángulo de la mandíbula.
  • Acido Hialurónico reticulado para remarcar el pómulo, tensar las mejillas y disminuir la profundidad de las arrugas y los surcos yugales, nasogenianos ,etc.
  • Ácido Hialurónico no reticulado para recuperar la elasticidad de la piel alrededor de los labios y, en caso de necesidad, perfilarlos ligeramente.
  • Luz pulsada para eliminar manchas y rojeces homogeneizando textura y color, dándonos luminosidad.