Ante la premisa de la existencia de un tratamiento que consiste en reducir varias tallas mediante la destrucción de tejidos grasos y que no supone tener que ser intervenido quirúrgicamente, los interesados en utilizar este método tienen el temor frecuente de saber si la hidrolipoclasia es peligrosa.

Aunque existen muchas formas para eliminar esa grasa no deseada del organismo, es posible recurrir a otros tratamientos igual de eficaces.

La hidropoliclasia ¿es peligrosa?: conoce sus riesgos

La hidropoliclasia, al no representar una intervención quirúrgica, no conlleva peligro alguno. Aún así, es preciso conocer los casos en los que se contraindica este tratamiento, como, por ejemplo, de lesiones en las zonas a intervenir.

Para comenzar, es un método que se inicia al igual que una liposucción con el especialista indicando con un marcador las zonas del cuerpo a tratar. Normalmente el abdomen, los glúteos, muslos y cartucheras. del mismo modo, también son tratables las extremidades superiores y la zona de la nuca, en función de cada circunstancia específica.

Posteriormente, en las partes marcadas se inyecta una solución hipotónica o lipolítica estéril, que alcanza el tejido subdérmico. Por lo general, y en función de la resistencia al dolor de cada persona, no representa una molestia.

Tras las inyecciones infiltrantes de suero hipotónico, el ultrasonido entraña la parte más importante de esta técnica. Con su ayuda, se irán destruyendo los tejidos grasos mediante el proceso de cavitación, es decir, a través de la rotura de los mismos. La sensación que produce puede llegar a ser placentera, ya que el usuario percibe un masaje fresco y relajante.

Una vez finalizada la sesión, puede experimentarse cierta inflamación en la zona tratada. Sin embargo, el paciente podrá irse sin requerir hospitalización. Durante dos días, eliminará los desechos de la grasa destruida mediante la orina. Por eso, es necesario no dejar de tomar agua durante ese tiempo.

Resultados visibles

Muchas personas perciben los resultados tras la primera sesión. Cada persona representa un caso único, por lo que el especialista deberá estudiar al individuo para delimitar el número de sesiones que requiere. No obstante, una vez conseguidos se debe consensuar con el médico estético las pautas a seguir para conseguir mantenerlos. La persona debe poner de su parte con llevando una forma de vida saludable con deporte y alimentación sana.

Otros métodos efectivos para eliminar la grasa localizada

Hay otros procedimientos tan eficaces como la hidropoliclasia para eliminar este tipo de grasa, como la sonohidrolipólisis. Este tratamiento va un paso más allá ya que une todos los puntos positivos de la hidrolipoclasia unido a la tecnología más avanzada. Esta técnica da como resultado que sus efectos sean visibles de forma inmediata.

La mesoterapia es otro tratamiento muy eficaz. Se recomienda especialmente en abdomen, muslos y combatir la celulitis. Consiste en inyectar diversas sustancias en el tejido adiposo, en aquellas zonas a tratar. Al igual que la hidropoliclasia, el organismo eliminará durante las siguientes horas. Al no ser intrusivo, por no requerir cirugía, se puede hacer vida normal tras cada intervención. Se precisará un número determinado de sesiones en función de cada caso.

Resulta indispensable que además de la realización de tratamientos,  la persona mantenga una dieta rica en nutrientes y baja en grasas. En este sentido, conviene evitar las llamadas dietas milagro. Acudir a un nutricionista es lo más recomendable ya que cada caso ofrece un régimen personalizado al paciente.

La actividad física es otro punto de vital importancia. Se aconseja practicar deporte, al menos, 30 minutos al día. Dado que cada persona tiene una resistencia distinta, lo aconsejable es caminar, ir aumentando el ritmo y el tiempo en función de la capacidad física del sujeto.

Después de todo lo comentado, podemos decir que la técnica de la hidropoliclasia es un tratamiento que no presenta un peligro para la salud, pero que existen otros más evolucionados como la sonohidrolipólisis con los que podrás ver los resultados en sólo 24 horas o la mesoterapia.