La Navidad es fecha de celebraciones y fiestas con la familia y amigos. Como siempre, toda fiesta conlleva exceso de comida y bebida. Nos lo pasamos bien y vemos a nuestros seres queridos, pero ahora que ya ha acabado, nos sentimos hinchados y con unos kilos de más. Por lo tanto, es momento de recuperar la rutina diaria y perder ese peso extra.

Para poder ir depurando nuestro cuerpo, lo primero que debemos hacer es volver a la rutina retirando del armario esos restos de turrones, mazapanes, roscones, bombones que nos han sobrado e introducir en nuestra alimentación un poco de PIÑA. La piña es una fruta que podemos encontrar fácilmente en el mercado, de sabor dulce y fresca. Contiene una enzima llamada “bromelina”, que ayuda en el proceso de digestión de los alimentos, evita las digestiones pesadas y los efectos de las mismas como son los gases, pesadez de estómago y acidez. Además, nos ayuda en la eliminación de microorganismos y parásitos del interior de nuestro organismo, por ello es un buen purificante intestinal.

Otra característica de este alimento es que es efectiva en la  eliminación de líquidos, posee propiedades diuréticas, por lo cual es fundamental para depurar el organismo después de una época de excesos y apenas contiene calorías. Vamos a hacernos aliados de esta fruta durante unas semanas y podremos ir comprobando cómo el volumen disminuye y la pesadez de estómago e hinchazón mejoran.

Así, os proponemos un plan:

–      Desayuna unas rodajas de piña con un yogurt desnatado y unos copos de avena.

–      En las meriendas, tómate también unas rodajas de piña con unas lonchas de pavo bajo en grasa.

–      Después de las comidas introduce también unas rodajas de esta fruta.

Con todos ello irás mejorando con los días, siempre y cuando el resto de tu alimentación sea sana.

 

LAURA REVIEJO TALLÓN.

NUTRICIONISTA HEDONAI.