Tener unas manos cuidadas es sinónimo de una buena carta de presentación y nos ayuda a tener un aspecto más cuidado y joven.

Hidratarlas y protegerlas del sol son los cuidados obligatorios que debemos seguir siempre y sin excepción. Muchas veces estos cuidados domiciliarios no son suficientes y necesitamos una ayuda extra. Para ello, Hedonai ha creado un protocolo médico que no solo ayuda al mantenimiento de unas manos cuidadas, sino que ayuda a mejorar su aspecto de forma natural.

Luz pulsada. Por medio de este tipo de luz de elevada potencia, se capta la coloración oscura de las manchas, devolviendo a la piel su buen aspecto y aportando una coloración uniforme. Con la luz pulsada las manchas se atenúan y en algunos casos, desaparecen por completo. Además, con este tipo de tratamiento se mejora considerablemente la textura y la calidad de la piel otorgándole un aspecto de piel más lisa e hidratada.

Relleno. Este tratamiento se lleva a cabo cuando las manos se vuelven delgadas, finas, con las venas marcadas. Existen diferentes productos: ácido hialurónico, colágeno o hidroxiapatita cálcica que son depositados bajo la piel por medio de unas agujas muy finas (el proceso es rápido y completamente indoloro) consiguiendo devolver a nuestra piel el volumen perdido y mejorando la elasticidad y la hidratación. El resultado es el de una piel mucho más joven y tersa.