La fruta, el calor y perder peso son términos que suelen ir relacionados los meses previos al verano, ya que es el momento de la puesta a punto para la estación estival.

Cuando quieres perder peso debes centrarte en cuidar mucho la alimentación, y la fruta y las verduras aportan minerales, agua, vitaminas, fibra y un largo etcétera. Una dieta sana y equilibrada acompañada de ejercicio físico es lo que necesitas para disfrutar de un cuerpo 10.

Sin embargo, la retención de líquidos y toxinas, así como una mala digestión te impulsan a tomar ciertas frutas para hacer más llevadero el proceso.

¿Por qué es importante consumir fruta?

Cuando ves que el termómetro supera los 25 grados, el sudor se hace presente para eliminar el exceso de calor del cuerpo. Durante este proceso de termorregulación se pierde agua, pero también electrolitos. Por ello las frutas son esenciales para que ayudes a tu cuerpo a permanecer hidratado.

La fruta tiene entre un 80 y un 90 % de agua. Son muy versátiles y puedes consumirla en forma de helados caseros, batidos, zumos, una pieza entera, macedonias o brochetas.

Ocho frutas aliadas para combatir el calor

  1. Sandía

    Esta fruta se compone en un 95 % de agua. Es perfecta para eliminar, refrescar y desintoxicar; además contiene mucha fibra, por lo que su digestión y metabolización son lentas.
    Solo aporta unas 30 calorías por cada 100 gramos de producto, así que se puede incluir en cualquier dieta destinada a bajar de peso. Contiene gran cantidad de potasio, es saciante y otro de sus beneficios es que contribuye a disminuir la presión arterial.

  2. Melón

    Es otra fruta muy popular y que apenas aporta calorías, solo 36 por cada 100 gramos de producto. Al igual que la sandía, tiene una gran cantidad de agua, en este caso aproximadamente un 90 %, por lo que favorece la hidratación y ayuda a combatir la retención de líquidos.

    El melón contiene sustancias de carácter antioxidante, laxante y depurativo y que permiten acelerar el metabolismo. Ayuda a combatir el colesterol y reduce los niveles de ansiedad. Es una fruta que se puede consumir entre las comidas principales.

  3. Manzana

    Puedes disfrutar de la manzana en cualquiera de sus múltiples variedades: ácidas, dulces, jugosas, verdes, rojas o amarillas.

    Es una de las grandes aliadas para picar entre horas y calmar la ansiedad. Es muy rica en peptina y contiene un 85 % de agua en su composición. Se puede consumir completa, ya que en la piel encontrarás ácido ursólico que es el responsable de quemar calorías en el cuerpo.

    Es hidratante, refrescante y contiene una gran cantidad de fibra soluble para mejorar el tránsito intestinal y mejorar la digestión.

    Cien gramos de esta fruta contienen unos 14 gramos de hidratos de carbono y 52 calorías. Es perfecta para aportar energía y ayuda a disminuir la retención de líquidos gracias a que en su composición cuenta con arginina y denocistina.

  4. Limón

    Es una gran fuente de vitamina C y ayuda a reducir el estrés. Tiene un gran efecto refrescante si se sumerge una rodaja en una bebida gaseosa o agua y ayuda a saciar la sed.

    Es un gran depurativo y se puede utilizar para aliñar las comidas. Muy rico en antioxidantes, favorece el metabolismo de las grasas.

  5. Tomate

    Es una fruta muy rica en potasio y reduce los niveles de sodio; por tanto, ayuda a evitar la retención de líquidos. Tiene un gran efecto depurativo y en verano suele consumirse en forma de zumo o gazpacho.

  6. Cerezas

    Son ideales para combatir el insomnio y también presentan propiedades diuréticas, laxantes, desinfectantes y depurativas y son muy beneficiosas para el corazón y el colon. Recomendables para comer solas o en ensaladas.

  7. Moras

    En su composición, el 85 % es agua y solo tienen 35 calorías por cada 100 gramos. Tienen propiedades para bajar de peso y además son antioxidantes. Poseen un efecto antiinflamatorio, reducen la presión arterial y disminuyen la temperatura corporal, además de mejorar el metabolismo y reducir el estrés oxidativo celular.

  8. Fresa

    Es una fruta en cuya composición el porcentaje de agua es del 91 %. Es rica en potasio, calcio y L-arginina.

    Una de sus propiedades principales es que ayuda a mejorar el tránsito intestinal, como consecuencia de su gran cantidad de fibra. Tiene un elevado índice de vitamina C y es idónea para ser consumida por personas con anemia u obesidad.

    Las fresas son buenas para el corazón, ya que tienen la capacidad de dilatar los vasos sanguíneos, por lo que ayudan a disminuir la presión arterial.

Estas son algunas de las mejores frutas para combatir el calor en los meses de verano sin preocuparte por el exceso de calorías. Recuerda también que, además de fruta, para tener una dieta sea sana debes incluir hidratos de carbono, proteínas naturales y carne magra sin grasa.