Los superalimentos en verano pueden ayudar a que muchas personas cambien sus hábitos alimenticios y, cómo no, también para cuidar de su salud. Es importante cuidar la alimentación para poder mantener la figura deseada, así como un organismo pleno y lleno de vitalidad. Cada vez son más las personas que sufren obesidad y sobrepeso, además de otras enfermedades que derivan a causa de una mala alimentación.

10 superalimentos para el verano

El término de “superalimento” viene a designar aquellos alimentos que tienen propiedades muy beneficiosas para el organismo. En verano es normal sentir fatiga y cansancio después de haber estado toda una época invernal bajo el estrés y la presión. Es momento de desconectar, pero siempre escogiendo alimentos de esta temporada que, además de gozar de poderosos compuestos, pueden ayudar a hidratarte y, de paso, a cuidar tu piel.

  1. Coco

    Es uno de los alimentos de moda. Contiene un tipo de grasa saturada que puede ayudarte incluso a regular el colesterol en sangre. Sin duda, te aportará una gran cantidad de energía. Es un alimento que goza de una gran cantidad de antioxidantes. Además, se utiliza en procesos de pérdida de peso al ayudar a acelerar el metabolismo.

  2. Tomate

    Este sabroso alimento contiene un compuesto llamado licopeno que puede ayudar a cuidar de tu salud cardiovascular. Por otro lado, gracias a la vitamina A vas a poder cuidar al máximo tu piel, uñas y pelo. Es un alimento diurético natural, por lo que puede expulsar los líquidos que tengas retenidos en tu organismo. Asimismo, puede ayudarte a mejorar tu circulación sanguínea gracias a la vitamina K.

  3. Té verde

    Esta poderosa infusión de origen oriental es muy conocida por su gran aporte en antioxidantes. Concretamente, las catequinas del té pueden ayudar a prevenir la oxidación celular y producción de los radicales libres. Esto se traduce en una mayor protección de tu piel, especialmente ayudándola a mantenerse joven y vital.
    Además, el té verde puede hidratarte y ayudarte a combatir la fatiga y el cansancio achacables a las altas temperaturas.

  4. Melón

    Una ración de esta fruta te aporta tan solo 60 kilocalorías. Además, puede ser totalmente refrescante para las horas más calurosas . Ayudará a cuidar tu piel gracias a la vitamina A que contiene en cantidades relevantes.

  5. Sandía

    Lo que más caracteriza este alimento es su gran contenido en agua. Una poderosísima fruta que puede ayudar a que personas mayores y niños se hidraten inmediatamente.

  6. Arándanos

    Un alimento que es muy a tener en cuenta al tener propiedades antibacterianas. Si te sientes de “bajón” en verano, estas frescas frutas pueden ayudarte a recuperar la vitalidad.

  7. Espinacas

    Una verdura de hoja verde que no solo refresca si se toma cruda en ensaladas, sino que también aporta una gran cantidad de calcio y vitamina K. Su alto contenido en potasio puede ayudarte a disminuir la retención de líquidos, ¿por qué no preparar un batido verde cada mañana con este alimento?

  8. Piña

    La bromelina de la piña es muy conocida por ser un antioxidante potente. Puede ayudarte a mantener tu piel y defensas intactas ante las agresiones. También contiene cantidades relevantes de yodo, imprescindible para el funcionamiento del tiroides, así como fósforo y calcio. Es una de las frutas ideales para el verano, tanto para refrescar como para ayudar a mantener la contracción muscular.

  9. Salmón

    Cuidar de tu corazón es más fácil gracias a este alimento. Muy utilizado en la dieta mediterránea, este pescado aporta una gran cantidad en omega 3. Este compuesto es conocido por ser antiinflamatorio y por disminuir las tasas de colesterol LDL. ¿Qué tal tomarlo en una ensalada refrescante con tomate y espinacas crudas?

  10. Nueces

    Con tan solo un puñado puedes conseguir gran energía y vitalidad. Además, las grasas saludables que te aportan pueden ayudarte a formar las estructuras de tu piel y a mantener la hidratación. Sin duda, un imprescindible en tu dieta.

Alimentos saludables y dieta equilibrada

Ante todo, en verano debes refrescarte con bebidas saludables. Debes prescindir del consumo de refrescos con excesivos azúcares simples. También es importante que restrinjas el consumo de alcohol, pues puede provocar una deshidratación. Y, sin duda, si realizas actividad física durante las horas de calor, siempre debes procurar beber suficiente cantidad de agua para hidratarte.

Intenta disminuir el consumo de grasas trans, o excesivamente industrializadas, y opta siempre por las más saludables. Prescinde de cocinados fritos o rebozados, es preferible que cocines al vapor o a la plancha. Por ejemplo, la dieta mediterránea defiende un consumo basado en legumbres, ácidos saludables y 3 raciones de pescado azul a la semana.

Recuerda mirar bien el etiquetado para poder escoger alimentos naturales. Por ejemplo, es recomendable huir de aquellos que anuncian tener excesivos edulcorantes, puesto que pueden alterar tu percepción de lo dulce. La bollería industrial debes descartarla al completo, solamente te aportará kilocalorías vacías, ya que no contiene nutrientes naturales.

Es preferible escoger siempre la mejor alimentación para poder gozar de la máxima salud, basándote en las diez recomendaciones anteriores. Ante todo, debes escoger alimentos ricos en nutrientes, poco industrializados y lo más naturales posibles.