A partir de cierta edad, las arrugas se convierten en una preocupación. Las cremas faciales no son las únicas que pueden ayudar en este sentido: la elaboración de mascarillas caseras para las arrugas, fáciles de hacer y económicas, pueden ser unas poderosas aliadas. La aplicación de mascarillas faciales de forma casera ayudan a mejorar el tono de la piel, su luminosidad, la falta de hidratación o los posibles problemas con la grasa. Pero ¿es la opción más adecuada para disminuirlas?

Mascarillas caseras para las arrugas: ¿la mejor manera de reducirlas?

Las primeras líneas de expresión son parte del proceso natural del envejecimiento de la piel, aunque ciertos factores, como la falta de hidratación, la mala alimentación o incluso el sol, favorecen un deterioro prematuro. El colágeno y la elastina son dos puntos esenciales que se pueden incrementar de forma natural para combatir las arrugas a través de los alimentos que se ingieren o con la aplicación de algunas mascarillas elaboradas de forma casera. Estas mascarillas no son totalmente efectivas, pero ayudarán a nutrir la piel.

Mascarillas para realizar en casa contra las arrugas

  • Una de las opciones más sencillas solo requiere de tres ingredientes: algodones, agua y leche. Basta con mojar unos cuantos algodones en una mezcla elaborada con agua y leche y colocarlos en el rostro. A continuación, solo se debe retirar y aclarar.
  • Plus reafirmante: cuando lo que se busca es reafirmar de manera profunda el rostro y revitalizar la piel, solo es necesario un melocotón y clara de huevo. Se mezclan ambos ingredientes y se aplican en la cara durante 20 minutos.
  • Huevo y miel: en este caso, se vuelve a utilizar la clara de huevo, ya que se trata de un poderoso exfoliante que reduce la flacidez, junto a la miel, una aliado frente a las manchas. Es útil tanto para el contorno de ojos como para la frente y otras zonas del rostro donde se puedan notar las molestas arrugas. Mezclando un huevo y una clara de miel y dejando actuar durante 20 minutos, se logran observar los resultados.
  • Contra los primeros signos de envejecimiento prematuro: zanahoria, limón y yogur. Solo se deben triturar unas zanahorias y agregarlas a una mezcla elaborada con medio limón y dos cucharadas de yogur. En este caso, se aplica la mascarilla durante media hora.
  • Mezcla frutal: aguacate y plátano. Las cualidades del aguacate están siendo muy valoradas en los últimos años, puesto que contiene vitamina A, C y E, además de ser muy rico en ácidos grasos. El plátano, por su parte, es estupendo para la elasticidad. Mezclando un aguacate pequeño y un plátano de unos 100 gramos y dejando actuar esta mascarilla durante 30 minutos, será suficiente.

Otras formas de combatir las arrugas

Más allá de la aplicación de mascarillas, hay otros factores con los que se pueden prevenir y eliminar las arrugas ya formadas:

  • Usar una buena crema hidratante adecuada a tu piel y edad
  • Realizarse un peeling químico facial para la renovación celular en clínicas estéticas especializadas.
  • Utilizar todos los días crema solar factor 50
  • El tratamiento más realizado en todo el mundo: la toxina botulínica tipo A muy útil para disminuir las arrugas de expresión del rostro.
  • Relleno inyectable como el ácido hialurónico o la hidroxiapatita cálcica que proporcionan elasticidad y dotan al rostro de un volumen natural.
Más allá de todas las mascarillas y consejos que ayudan a potenciar la hidratación a la piel, la mejor manera de reducir las arrugas se basa en el buen cuidado facial y el soporte con tratamientos específicos en clínicas estéticas.