Disimular o minificar las manchas de la piel es uno de los mayores quebraderos de cabeza de aquellos que las padecen. Y es que, a pesar de ser la piel es el órgano más grande del cuerpo humano, ocupando dos metros cuadrados aproximadamente; así como uno de los más eficientes, pues transmite estímulos, regula la temperatura corporal y actúa como barrera protectora; existen elementos que pueden tanto dañarla como repararla.

Los factores que suelen influir en la aparición de manchas en la piel son varios. Los más frecuentes son la edad y el consecuente envejecimiento de la piel o el fototipo, ya que cuanto más blanca es la piel más delgada es y menos cantidad de colágeno contiene, por lo que es más vulnerable. También pueden influir el consumo de tabaco y la píldora anticonceptiva que alteran la actividad de los melanocitos, células  productoras de  melanina; el uso de fármacos; una dieta inapropiada o ciertos agentes patógenos como hongos o bacterias.

Prevenir las manchas de la piel del cuerpo y rostro

No obstante, e independientemente del tipo de mancha o del origen de la misma, debes saber que es posible tanto prevenirlas como eliminarlas. Principalmente es primordial un adecuado cuidado de la piel para evitar su aparición, la higiene, la hidratación, una alimentación saludable y equilibrada y el uso de protección solar o evitar exponerte al sol en horas de alta radiación son aspectos clave a tener en cuenta para ello.

Aunque existen otros métodos de prevención y actuación frente a este problema, sobre los cuales haremos mención a continuación. Así como encontrarás tratamientos por parte de profesionales o clínicas especializadas, también podrás aplicar otros caseros que tú mismo podrás fabricar desde tu propia casa, presta atención:

  1. Jugo de limón: tendrás que aplicar el jugo de medio limón exprimido sobre la zona afectada antes de irte a dormir y enjuagar por la mañana con agua fría. Es muy importante que no te expongas a los rayos solares con el jugo de limón en la piel pues podría agravarse el problema.
  2. Leche: si lo usaba la bella Cleopatra por algo sería. El ácido láctico arrastra las células muertas de la piel. Moja un algodón en leche, aplícalo en las manchas, déjalo actuar durante toda la noche y enjuaga por la mañana, tu piel quedará limpia y renovada.
  3. Pepino: los aceites naturales y la vitamina E de esta hortaliza son geniales para un óptimo cuidado de la piel. Solo tendrás que pelarlo, quitarle las semillas y licuarlo hasta que se forme una pasta, la cual aplicarás durante 20 minutos. Los resultados serán notables.
  4. Peelings superficiales con  diferentes productos químicos: aunque con este método y al estimular con él la renovación de la piel es posible que los elementos de esta se vuelvan más vulnerables, los resultados pueden ser realmente satisfactorios. Si haces un peeling recuerda siempre extremar el uso de protectores solares. Una sesión de micropunciones puede ser bastante efectiva, pues le aportará nutrientes a la piel como pueden ser vitaminas C y E rejuveneciéndola y dejándola radiante.
  5. Láser y tratamientos con luz pulsada: Actuará directamente sobre las manchas y/o rojeces de la piel uniformando el tono y la textura cutáneos. Importante tener en cuenta que los días posteriores al tratamiento una exposición a los rayos solares podría suponer la aparición de nuevas manchas.
  6. Mesoterapia despigmentante con RRS HA Whitenig: se trata de un producto  que se aplica con una técnica mesoterápica en capas superficiales de la piel a base de ácido hialurónico  de origen no animal y otras sustancias depigmentantes. El resultado es una piel uniforme y un aclaramiento del tono de la misma. Consiste en inyectar el tratamiento cerca de la capa basal de la epidermis, puede producir pequeños hematomas y es común el uso de crema anestésica antes de someterse al tratamiento. así como de la crema Blending Bleaching de forma posterior como tratamiento domiciliario.
  7. Peelings con alfa Hidroxiácidos : estamos ante unos compuestos innovadores que están triunfando en el sector. Sus propiedades son ideales para combatir el fotoenvejecimiento de la piel y son unos productos  realmente eficaces.  Se trata de ácidos solubles en agua o ácidos frutales, ya que provienen de vegetales y frutas, son los más recomendables para pieles normales o secas. Así pues, una vez que hayas disfrutado de este tratamiento podrás comprobar cómo se promueve la renovación de la piel y se potencia el uso de otros componentes ya que facilitan la penetración gracias a su efecto exfoliante. Además, tu piel quedará hidratada pues disminuyen la pérdida de agua en la epidermis.

Como puedes comprobar, las manchas en la piel son un problema bastante común de este órgano, el más grande del cuerpo humano y uno de los más eficientes. Sin embargo, es algo con solución, es más, tiene varias soluciones, algunas de ellas te las hemos contado aquí para que puedas combatir este antiestético problema. Si con estos consejos no logras disimularlas, lo mejor es plantearse un tratamiento para eliminar las manchas de raíz.