La piel llega a su punto de madurez a las 25 años, es decir, jamás tendremos la piel que teníamos a esa edad. Es un hecho, pero y ahora… ¿qué hacemos?

Seguro que alguna vez has escuchado algo sobre el tratamiento de Mesoterapia facial, un maravilloso tratamiento que  nos ayuda a prevenir los primeros signos de envejecimiento, pero también a mejorar las arrugas, la flacidez e incluso las manchas.

Se trata de un procedimiento rápido e indoloro que consiste en infiltraciones en la piel con unas finísimas agujas, depositando en ella productos como el ácido hialurónico, multivitaminas, oligoelementos esenciales, silicio, etc.

Gracias a este tratamiento, conseguimos “alimentar” nuestras células faciales de forma directa.

Os animamos a probar este tratamiento, estamos seguros de que os encantará.