Con el concepto de piel muerta nos referimos a las capas más superficiales de la epidermis, que están en todo tu cuerpo y que naturalmente caen por estar constituidas por células que ya cumplieron su ciclo vital. Esta renovación espontánea de la piel sucede cada 20 o 30 días y las células van descamándose sin que lo notes, de manera imperceptible. Pero, en muchas ocasiones, estas capas tardan en caer, dependiendo parte de las distintas zonas epidérmicas. La piel muerta acumulada que no es capaz de desprenderse por sí misma se acumula progresivamente. Esto es la causa de que tu piel presente un aspecto engrosado, opaco, sin brillo ni vida. Por otra parte, la acumulación de células muertas hace que se noten más las imperfecciones, las manchas y las arrugas. Además, eliminar estas capas superficiales es beneficioso para ciertas afecciones como el acné o los vellos encarnados.

¿Qué es la piel muerta?

La dermis o capa intermedia de la piel alberga gran cantidad de vasos sanguíneos, glándulas sudoríparas y folículos pilosos. La capa más superficial o epidermis no tiene vasos. Las células de los estratos basales se nutren desde los vasos sanguíneos de la dermis y progresivamente van siendo sustituidas por capas nuevas de células mientras se desplazan a la superficie y mueren. Luego se desprenden, todo lo cual constituye lo que se llama el recambio epidérmico.

Remedios caseros para acabar con la piel muerta

Te contaremos algunos trucos para que tu piel cobre una hermosa luminosidad y un aspecto lozano, al eliminar las capas superficiales de la piel.

Hay toda clase de mascarillas y también todo tipo de pieles, por lo que debes conocer la tuya para usar la más adecuada. Las pieles delicadas, sensibles o alérgicas no deben someterse a sustancias irritantes o abrasivas. También hay cremas adecuadas para el rostro y otras que lo son para el cuerpo.

Crema de zanahoria y aceite de coco

Esta mascarilla elimina las células superficiales, hidrata y limpia. Necesitarás media zanahoria y 30 gramos de aceite de coco. Pela la zanahoria y posteriormente la licúas; mezcla el aceite de coco e intégralo muy bien. Primero debes limpiar el cutis y luego aplicar la crema con movimientos circulares. Puedes repetir el tratamiento 2 o 3 veces por semana.

Mascarilla de avena y yogur

Las partículas de la avena sirven como un exfoliante adecuado para todo tipo de pieles. Controlan la secreción sebácea y remueven las células muertas. Necesitarás 2 cucharadas de yogur natural, 2 cucharadas de harina de avena y 1 cucharada de miel. Para preparar la crema, coloca los 3 ingredientes en un recipiente y mézclalos cuidadosamente hasta que formen una pasta.

Puedes usarla una vez por semana frotándola suavemente en el rostro. Deja actuar por 15 minutos, enjuaga con agua fría y aplica una crema hidratante.

Hueso de aguacate

El hueso de aguacate tiene propiedades antioxidantes, por lo que repara los daños que causan los radicales libres a los tejidos. Primero debes poner a secar la semilla. Luego puedes rallarla para obtener un polvo, que mezclarás con 1 cucharada de miel y 1 cucharada de aceite de oliva. Úsala durante la noche una vez a la semana después de desmaquillarte. Aplícala con suaves movimiento en la cara, cuello y manos. Transcurridos 10 minutos, enjuaga con agua.

Exfoliante de almendras

Las almendras previenen el envejecimiento prematuro y combaten la acción nociva de los radicales libres. Vas a utilizar 5 almendras remojadas en agua, sin piel y molidas y 2 cucharaditas de miel. Se usa 2 veces a la semana; debes dejarla actuar durante 15 minutos y luego enjuaga con agua.

Exfoliante a base de café

Este polvo es un abrasivo suave que elimina no solo células sino impurezas y difumina cicatrices o manchas. También combate las arrugas prematuras y actúa en la regeneración celular.

Necesitarás 3 cucharadas de café, 1 cucharada de aceite de almendras, 1 cucharada de miel y 1 cucharada de azúcar gruesa. Mezcla todos los ingredientes y aplica la pasta resultante en el rostro, cuello, codos y rodillas. Puedes usarla 2 veces a la semana por 10 minutos y al final enjuaga con agua tibia.

Bicarbonato de sodio para las pieles más sensibles

Este ingrediente no es irritante, por lo que es un excelente exfoliante para el cuerpo y todo tipo de piel, aun las sensibles. Si quieres un efecto más intenso, puedes añadir jabón o agua con sal o azúcar. No uses sal en el rostro, sino en las zonas que requieren un tratamiento más fuerte, como los pies y los codos.

Evita la acumulación de células muertas en la piel

Para un cuidado integral de tu piel debes seguir ciertas rutinas; la exfoliación, al menos una vez a la semana y, para el cuerpo, puedes aprovechar el momento del baño.

Aplica cremas hidratantes después de cada exfoliación y desmaquíllate cada noche, pues es muy perjudicial dormir maquillada. Recuerda lavar tu cara con agua abundante cada mañana.

La piel muerta puede ser eliminada eficazmente con estos trucos y remedios caseros, para que tengas siempre un aspecto radiante.