Conseguir una piel perfecta sin maquillaje no sólo es el ideal de belleza que todas perseguimos, sino, que además ahora ya que no se lleva un cutis recargado cubierto de maquillaje. Actualmente, es tendencia la apariencia de una piel que luzca sana, brillante, correctamente hidratada y con un aspecto natural.

El no make up sirve para conseguir una piel perfecta en muy pocos minutos, y resalta la belleza natural al tiempo que permite a la piel respirar e irradiar luz sin gota de maquillaje.

Así conseguirás una piel perfecta sin maquillaje

La mejor manera de tener una piel bonita es manteniendo unos hábitos que la refresquen, tonifiquen y mantengan saludable. Para cuidar la piel existen al menos tres importantes aspectos a tener en cuenta. La constancia es el primero de ellos. La necesidad de contar con los cuidados y consejos de un especialista, el segundo. Y por último, el procedimiento diario que conviene seguir para conseguir una piel sana y, por tanto, con el aspecto bonito que se desea.

Exfolia la piel al menos dos veces por semana

Un exfoliante es una sustancia que contiene pequeñas partículas de materiales abrasivos, como la arena, huesos de albaricoque o microgránulos de silicona, a fin de eliminar muy suavemente la capa externa de la piel durante su aplicación. Es la mejor manera de retirar manualmente la capa ligeramente gris de la piel, dejando que reluzca de nuevo la piel rosada y saludable, nueva, de debajo.

La piel debe exfoliarse siempre por la noche, para que la nueva capa se recupere durante el sueño y luzca radiante a la mañana siguiente.

Cuida la alimentación

Como el órgano más grande del cuerpo humano, la piel refleja enseguida nuestro estado de salud general. Se encarga de limpiar el organismo con alimentos como verduras y frutas. Por ello, una de las claves de una piel sana pasa por evitar las sustancias tóxicas que puedan saturarla. Se recomienda evitar toda técnica de cocinado poco saludable, y todos los alimentos que eliminan vitaminas y minerales dedicados a la renovación celular: lácteos, harinas, azúcares transformados, grasas transformadas y alimentos procesados en general.

Hidratación profunda

El proceso de hidratación de la piel depende del tipo de piel que se tenga: piel grasa, piel con tendencia mixta o piel seca. Para los dos últimos casos es necesario usar distintos productos de crema hidratante, a fin de mantener su elasticidad, color y textura naturales.

Tratamientos en centros especializados

Algunos tratamientos realizados por especialistas son muy efectivos, como la mesoterapia facial, un proceso consistente en la aplicación de productos nutritivos e hidratantes bajo la piel, por medio de inyecciones. O el peeling facial, un proceso que resulta en una exfoliación de las capas superficiales de la piel, obteniendo con ello una sustitución natural por otras nuevas y de mayor calidad, consiguiendo una renovación celular sin imperfecciones.

Errores al cuidar la piel del rostro

Es muy habitual que aquellas personas que desean cuidar su piel y ver reflejados unos resultados favorables en poco tiempo, acaben cometiendo algunos errores, con el convencimiento de estar haciendo lo más adecuado.

El ejercicio físico y su efecto sobre la piel

La piel sufre durante el deporte, especialmente si se realiza al aire libre, exponiéndose a las inclemencias del sol, el aire, cambios de temperaturas y contaminación.

Para combatirlo, es recomendable seguir rutinas de cuidado de la piel que aporten las vitaminas C, A, E y betacaroteno, además de seguir una dieta saludable con alimentos antioxidantes.

No aplicar la cantidad adecuada del producto

Es habitual que, buscando conseguir los resultados más rápidos, apliques una cantidad excesiva de un producto de cuidado de la piel. Esto puede acabar dañando aún más la piel, por ello, seguir la recomendación del fabricante o los expertos es tan importante. Obviamente, aplicar menos cantidad de la convenida solo servirá para retrasar los efectos reparadores, o volverlos completamente nulos.

Aplicar los productos de cuidado de la piel en un orden incorrecto

El uso de los productos en un orden distinto al recomendado produce resultados que no están contemplados por los fabricantes. Además, esto también tiene como consecuencia que los productos no cumplirán el objetivo para el que fueron diseñados. Por ello, como regla general, el orden correcto consiste en seguir la secuencia de crema para ojos, suero y, por último, crema hidratante. Si también se va a aplicar un protector solar, se debe añadir al final de la rutina de belleza.

No respetar los periodos de trabajo de los productos

Habitualmente, los efectos de los productos reparadores suelen empezar a notarse entre las 6 y las 12 semanas desde el comienzo de su aplicación. Esto no significa que todos los productos sean igual de efectivos para todas las personas, pero es recomendable esperar dicho periodo para comprobar si se produce o no algún beneficio.

En definitiva, lucir una piel perfecta sin maquillaje es posible, pero hay que pensar en su cuidado como un conjunto de hábitos saludables que, por otro lado, también beneficiarán a nuestro organismo de forma natural.