Mantener una piel suave requiere de ciertos cuidados diarios. Manteniendo una rutina y apostando por productos de calidad y tratamientos innovadores puede conseguirse una epidermis rejuvenecida y flexible. Solo es necesario seguir estas recomendaciones y convertirlas en hábitos.

10 trucos para lograr una piel suave y sedosa durante meses

La piel comienza a perder colágeno alrededor de la tercera década de vida. Esto implica la aparición de las primeras señales de la edad y lo que estas conllevan: aspereza, flacidez, opacidad, manchas, verrugas…

Por suerte, existen métodos preventivos que consiguen retardar el envejecimiento epidérmico. En esa línea, continuación se proponen diez consejos muy útiles para mantener una piel con la mayor suavidad.

1. Exfoliar adecuadamente

Es necesario realizar una exfoliación casera, al menos una vez por semana. Para conseguir un resultado óptimo, este hábito puede combinarse con una exfoliación más profunda cada 3 meses, como el peeling químico que se realiza en centros especializados. Esta técnica elimina las células muertas superficiales ayudando a la regeneración cutánea.

2. Hidratación extra

Existen muchos productos que favorecen la hidratación de la piel, como geles de baño, cremas humectantes, aceites corporales… Cada piel requiere de un tratamiento adecuado. Pero si se pretende mejorar la elasticidad, con cada cambio de estación es recomendable realizarse tratamientos específicos como la mesoterapia, que tiene efecto reafirmante y favorece la creación de elastina y colágeno.

3. Protección ante el clima

Los cambios climatológicos dañan la epidermis, especialmente la del rostro, que es la parte del cuerpo que más queda expuesta. Ante la acción de los rayos ultravioleta, se recomienda usar protector solar, aunque siempre es conveniente cubrirse con una gorra o un sombrero.

Para el frío son muy útiles las cremas hidratantes, ya que las bajas temperaturas suelen secar mucho la piel.

4. Spa en casa

Obtener una piel suave es posible; para ello solo se requiere una bañera con agua caliente y tres cucharadas de miel. Si se pretende que aún quede más sedosa, añadir medio litro de leche y vaciar además una cápsula de vitamina E lograrán el objetivo.

5. Manteca de karité

La manteca de karité es un ingrediente que puede encontrarse en algunas lociones. Si lo aplicamos sobre la epidermis la notaremos mucho más luminosa y firme, sobre todo si se aplica tras una adecuada exfoliación.

6. Hidrátate desde adentro

Lo que se ingiere, la piel lo exterioriza. Por eso, cuando se bebe la cantidad de agua adecuada cada día, es más sencillo mantener una piel hidratada y, por tanto, suave. Al menos, debe consumirse litro y medio cada jornada, aumentando esta cantidad con la realización de ejercicios.

7. Masaje nocturno

Antes de acostarse, un masaje corporal ayuda a tener una buena circulación. Para realizarlo eficientemente puede usarse aceite corporal. En las extremidades se aconseja comenzar de fuera para dentro. Esto previene la retención de líquidos, además de garantizar una gran suavidad.

8. Cepillado en seco

La oxigenación que se consigue, tanto en piernas como en brazos. permite, a su vez, prevenir las estrías y la celulitis. También proporciona una mejor circulación sanguínea, siempre que el cepillado se haga desde abajo hacia arriba en el caso de las piernas.

9. Técnicas de relajación

Cuando se acumula estrés, la piel tiende a resentirse. En muchos casos suelen aparecer eccemas como producto de la dermatitis, que producen una sensación áspera en la epidermis. Algunos ejercicios como el yoga consiguen relajar dentro de un ritmo de vida estresante.

10. La arena de la playa

Las vacaciones permiten lograr un primer propósito, reducir el estrés; pero preferiblemente han de ser en la playa, ya que arena y agua salada son perfectos exfoliantes y ricos en minerales, garantizando así una piel realmente suave.

Es posible mantener la suavidad de la epidermis con los cuidados diarios oportunos y la aplicación de tratamientos específicos como peelings químicos o la mesoterapia, tanto corporal como facial. Tan sólo hace falta la constancia diaria y el interés de seguir una rutina de belleza.