Para lograr una piel uniforme y sin manchas es imprescindible llevar a cabo ciertas recomendaciones que, en su mayoría, son preventivas. En caso de que el factor edad se haga evidente, reducir las manchas se puede convertir en una difícil tarea, pero no imposible, gracias a los avances tecnológicos estéticos. Analizamos todos ellos para encontrar la mejor solución y conseguir una dermis con un tono de piel igualado.

Piel uniforme y sin manchas, aprende a prevenirlas

Conseguir una piel uniforme requiere de determinados cuidados. Las manchas en la epidermis aparecen como síntoma de la edad, por la reducción en la producción de colágeno y elastina, que favorecen la percepción tersa e hidratada de la piel. Teniendo en cuenta esto, se pueden seguir estos consejos a modo de prevención:

  • Protegerse del sol adecuadamente. Para ello se puede usar una gorra o sombrero que tape el rostro o el área de los hombros. La crema protectora es imprescindible, ante los efectos que producen los rayos UV en la epidermis.
  • Mantener la piel hidratada. Pueden ayudar la aplicación de cremas, ricas en aloe vera, por ejemplo, que favorecen la suavidad y recomponen las células dañadas.
  • Tener una hidratación interna adecuada. Beber agua abundante, entre litro y medio y dos litros diarios. Alimentarse de fruta y verdura.
  • Optar por alimentos y tés antioxidantes. Los antioxidantes, como los tés verde y blanco, detienen la degeneración celular, dando como resultado una piel más suave y con menos propensión a las manchas de la edad.
  • Lograr una higiene diaria con el uso de jabones que favorezcan el pH neutro de la epidermis.
  • Practicar deporte para lograr que se regeneren las células epidérmicas.

Tips para igualar el tono de la piel y acabar con las manchas

Es posible, una vez que salen las manchas en la piel, ponerles remedio o, en su caso, disimularlas aplicando ciertos tratamientos. Algunos se pueden llevar a cabo desde el hogar, ya que no se requiere una gran labor. Otros, sin embargo, necesitan el respaldo de un especialista en estética, que analice previamente la situación de cada paciente, para determinar el mejor método en cada caso.

Limpieza facial diaria específica

La hidratación en la piel es muy importante para detener el deterioro y acabar con la aparición de manchas. Pero una limpieza facial completa es la solución más efectiva, siempre que esta se realice de manera profesional.

Para comenzar es preciso desmaquillar correctamente todo el rostro. Puede ayudar el agua fría, que favorece una buena circulación, y jabón neutro. Tras esto, es aconsejable aplicar vapor de agua. Esto permitirá que se abran los poros de la epidermis.

La exfoliación es el siguiente paso. Esta consiste en eliminar desechos e impurezas, como son las células muertas. Se puede aplicar un gel específico, el cual se aconseja que sea granulado. Mediante un cepillo o esponja para dicho fin se conseguirá un cutis suave. La exfoliación debe realizarse, como mínimo, durante quince días.

Una vez aplicado lo anterior, es momento de retirar los puntos negros con la ayuda de cintas adhesivas especializadas, aunque también se puede realizar con la mano. Una mascarilla, a base de ingredientes naturales, ayudará a dar al cutis la suavidad esperada, además de favorecer una tonalidad homogénea en la piel.

El maquillaje adecuado

El maquillaje permite esconder esas manchas molestas de la piel, logrando una tonalidad igualada de la misma. Para aplicarlo correctamente es preciso iniciar con el corrector, que usa colores neutrales. Se debe extender de forma suave, con la ayuda de una brocha.

Después se debe aplicar la base del maquillaje, que debe aparentar la tonalidad de la misma piel del rostro. Es preferible administrarla también por el cuello.

Es el momento de darle color al cutis, encendiendo las mejillas con rubor y usando sombras e, incluso, bronceador en la zona de los pómulos o en la base de la frente.

Tratamientos específicos en centros de estética

La microdermoabrasión es un peeling mecánico que regenera la epidermis, rejuveneciéndola. Elimina las células muertas de la misma con la ayuda de sales marinas. Consigue reactivar la creación de colágeno.

La aplicación de peelings es también muy recomendada. El especialista determinará el tipo de peeling que necesita cada paciente en función a sus características. Así, están a base de ácido glicólico, fenol y ácido salicílico. No solo hidrata y nutre la piel, sino que la despigmenta.

La luz pulsada, como su nombre lo indica, se basa en una luminosidad especializada para borrar irregularidades epidérmicas. Se puede aplicar en distintas zonas del cuerpo, ofreciendo los primeros resultados a la semana de realizarse.

Un lift con vitamina C es perfecto para reavivar el colágeno, además de aportar antioxidantes que rejuvenecen la piel.

Las manchas en la piel son típicas de la edad, debido a la pérdida gradual del colágeno, que se produce de forma gradual. El sol es el mayor responsable de las máculas, pero una buena previsión y un tratamiento especializado ayudarán a regenerar la epidermis.