La piel es el órgano más extenso de nuestro organismo,  nos ofrece una envoltura elástica y fuerte y es regenerativa. Cada 20-27 días la piel se renueva y, por ello, debemos cuidar la piel en primavera: tenemos que mantenerla hidratada mediante el uso de cosméticos y manteniendo una dieta sana.

Vitaminas ideales para la primavera

Las vitaminas más importantes para mantener una piel sana y tersa son:

  • Vitamina A y los Carotenoides: se encuentran en frutas y verduras de color anaranjado como los albaricoques, zanahorias, mangos, melocotones.
  • Vitamina E: ayuda a cicatrizar pieles dañadas y a regenerar los tejidos. Se encuentra sobre todo en aceite de oliva y germen de trigo.
  • Vitamina C: tiene un papel muy importante en la formación de colágeno, que mantiene la piel tersa.
  • Vitaminas del grupo B: se encuentran en los alimentos de origen vegetal.

También es importante mantener una adecuada proporción de ácidos grasos Omega 3, presente en pescados azules y aceite de lino y Omega 6,  que podemos encontrar en el trigo, borraja, onagra y pepitas de uvas.

Además, debemos introducir una cantidad adecuada de proteínas (calamares, sepia, etc), ya que mantienen el colágeno de la piel, imprescindible para tenerla tersa.

Estas pautas, sumadas a los cuidados específicos que el médico especialista nos aconseje y una buena protección solar, nos ayudarán a conseguir mantener una piel tersa y brillante