Los problemas dermatológicos por estrés son una de las causas principales por las que el cutis sufre. Sin embargo, todo esto no solo se limita al acné o la aparición de manchas, como piensan muchas personas.

Las situaciones de estrés afectan a la piel y puede tener diferentes expresiones. Por eso, recomendamos consultar con nuestros especialistas y explicarles en la medida de lo posible, todos los factores que pueden haber influido en la situación.

Problemas dermatológicos causados por el estrés

A continuación os explicamos cada uno de los problemas dermatológicos que pueden estar relacionados con el estrés. Así mismo, te recomendaremos el tratamiento que debes seguir para combatirlos.

Aparición de ojeras

Las ojeras son un indicativo claro de que es necesario descansar más. Las razones para la aparición de las mismas incluyen la falta de sueño, una deficiente alimentación y también el estrés. Este último produce una mala calidad en el descanso y eso hace que aparezcan estos signos en el rostro.

Para combatir las ojeras, te recomendamos los siguientes tratamientos:

  • Alimentación adecuada: te recomendamos que sigas una dieta baja en sodio y que evites los alimentos procesados.
  • Buena hidratación: te aconsejamos que consumas al día mínimo dos litros de agua.
  • Dormir mínimo 8 horas: para reducir el cansancio y el estrés.
  • Ejercicio físico: es muy importante que realices algún tipo de deporte para despejarte y evitar el estrés. Además, te ayudará a descansar mejor.
  • Evitar tabaco y alcohol.
  • Ácido hialurónico: es un componente natural para combatir las ojeras mediante el relleno del surco nasoyugal.
  • Aplicar el tratamiento Ultimate Eye, te ayudará a recuperar la vitalidad y luminosidad del contorno de los ojos, y a combatir definitivamente las ojeras.
  • La Toxina Botulínica Tipo A además de combatir las ojeras, te servirá de ayuda para eliminar las arrugas del contorno de los ojos.

Rosácea

La rosácea consiste en la aparición de mejillas rosadas debido a la presencia de una crisis en los vasos sanguíneos, y por tanto, en la circulación sanguínea. Actualmente, se sabe que el sistema nervioso es una de las factores principales que afectan en su aparición y agravamiento, siendo su origen puramente psicológico.

Para combatir la rosácea, es muy importante una adecuada limpieza y protección de la piel. Por lo que, es conveniente que sigas los siguientes consejos:

  • Hidratación y limpieza facial: Es fundamental, pero siempre utilizando los productos adecuados y que sean compatibles con la rosácea. Son recomendables los aceites vegetales o las lociones limpiadoras sin perfume.
  • Uso adecuado de protección solar: siempre utilizando el que tenga máxima protección y evitando la luz solar.
  • Descansar correctamente: El descanso y la reducción del estrés son aspectos clave para frenar el progreso de la rosácea.
  • Aquatherm Skeyndor: es un sérum balsámico que ayuda a que la piel se adapte a los cambios de temperatura y evita la aparición de brotes.
  • Luz pulsada: se trata de aplicar un láser con luz directamente en la zona afectada, para mejorar el estado de la piel y evitar brotes.

Psoriasis

La psoriasis es una enfermedad crónica y el estrés es una de las principales causas para la aparición de brotes, aunque no siempre se tienen los mismos brotes ni con la misma intensidad. El resultado es la inflamación y descamación de la piel en determinadas zonas.

Te damos unos consejos para combatir la psoriasis y reducir la inflamación de la piel:

  • Es de especial importancia, mantener una buena hidratación de la piel.
  • Aplicar tratamientos específicos como Aquatherm Skeyndor, para fortalecer y ayudar a que se recuperen los daños de la piel.
  • Power hyaluronic o ácido hialurónico, este componente natural produce las células de la dermis y la epidermis para mantener los niveles de humedad.
  • No utilizar lociones que sean irritables o agresivas para la piel.

Dermatitis atópica

La dermatitis es la inflamación de la piel. Concretamente, la dermatitis atópica también se conoce como eccema y se caracteriza por enrojecimiento, picor e hinchazón en la piel.

Esta patología dermatológica no tiene una cura como tal y se caracteriza por ser crónica, pero hay algunos hábitos que pueden seguirse para hacerla remitir. Entre ellos:

  • Hidratar la piel en profundidad
  • Utilizar jabones suaves
  • Utilizar cremas con corticoides
  • Tomar duchas cortas
  • Evitar las temperaturas extremas

Dermatitis seborreica

A diferencia de la atópica, la dermatitis seborreica es aquella que tiene lugar en cabeza, cejas y fosas nasales. Además de las escamas rojizas, también aparecen erupciones de características grasas, de donde viene su nombre. La caspa, las escamas de grasa en la piel y el enrojecimiento son sus principales síntomas. Al igual que sucede con el resto de afecciones, se acentúa con la presencia de estrés. Para aplacarla, se recomienda cuidar la zona de la piel limpiándola con mucho cuidado diariamente con un champú o un jabón suave, de modo que se retire la grasa en exceso.

Neurodermatitis o líquen símplex

La neurodermatitis o líquen simple crónico comienza como una pequeña mancha roja en la piel que, tras el rascado, aumenta de tamaño, se engrosa y se vuelve áspera. El estrés es uno de los factores que agudizan este proceso. El sexo, la edad y otras afecciones cutáneas son también otros agentes que estimulan la aparición de la neurodermatitis.
Para evitar que empeore, se recomienda no rascarse en la zona afectada y acudir al dermatólogo lo antes posible.

En definitiva, los problemas en la piel que derivan por un estrés marcado son bastante frecuentes. La mejor actuación para revertir estas patologías es identificar cada una de ellas y así poder ponerles solución cuanto antes a través del tratamiento adecuado.