El betacaroteno o β-caroteno es un pigmento de color naranja y un precursor o forma inactiva de la vitamina A.  Las propiedades del betacaroteno hacen que aumente la melanina en nuestra piel y se reduzca la sequedad en los ojos. Algunos de sus beneficios se pueden obtener consumiendo con frecuencia algunos de los alimentos que lo contienen. También puede ingerirse en forma de suplemento dietético, pero la forma natural, proveniente de frutas y verduras, es siempre más beneficiosa.

Mediante la intervención de una enzima llamada beta-caroteno 15,15′-monooxigenasa se transforma en ese micronutriente en la mucosa intestinal, pero solo en la medida en que se necesita. De esta manera, se previene la intoxicación por vitamina A.

Propiedades del betacaroteno

Por ser precursor de la vitamina A, este compuesto es beneficioso para el organismo.

  • Interviene en los procesos de crecimiento y desarrollo de órganos y tejidos y en el funcionamiento del sistema inmunológico.
    Sus fuentes son varias frutas y vegetales. Algunos de los alimentos con betacarotenos son las naranjas, batatas, tomates, zanahorias, melocotones, mangos y calabazas.
  • También se encuentra en abundancia en las espinacas, el brócoli y las hojas de col, aunque su color se encuentre disimulado por la clorofila.

Beneficios de la ingesta de betacaroteno

A continuación, te explicamos todos los beneficios que supone el betacaroteno:

Activa la melanina de la piel

El betacaroteno tiene una importante función en la piel. Pues activa la producción de melanina para, de alguna manera, proteger la piel de las radiaciones solares. Además, la presencia de vitamina A en la piel reduce los radicales libres causados por la exposición al sol, con lo que se desacelera el fotoenvejecimiento.

Reduce sequedad en los ojos

El ojo seco o queratoconjuntivitis sicca puede verse beneficiado con el consumo de betacarotenos. Es un trastorno que puede afectar hasta a un 20% de la población adulta, especialmente las personas mayores. Este es uno de los motivos más frecuentes para las consultas de oftalmología y está causado por una insuficiente secreción de lágrimas.

Protege de sufrir cataratas

Esta enfermedad se produce cuando el cristalino, la lente que existe en cada ojo, se vuelve opaco e impide el paso de la luz. Tanto la aparición como la progresión y la necesidad de operar las cataratas se ven reducidas por el consumo de alimentos ricos en betacaroteno.

Reduce riesgo de enfermedades del corazón

La actividad del betacaroteno contribuye a normalizar el balance redox, al disminuir la concentración de átomos de oxígeno cargados, llamados radicales libres, que causan el envejecimiento prematuro de las células. Por lo que, el betacaroteno reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

Protege y ayuda al sistema inmunológico

El betacaroteno activa determinadas etapas de las reacciones inmunes. Una de ellas se produce al estimular la producción de glóbulos blancos. Otra consiste en activar e incrementar la presencia de células asesinas en los tejidos, con lo que nos protege de infecciones.

Reduce las úlceras del estómago

El consumo del betacaroteno natural puede reducir ciertas lesiones que son consideradas premalignas. Se trata de las úlceras que pueden presentarse en la mucosa de revestimiento del estómago.

Fortalece los huesos

La carencia de betacaroteno en la dieta se ha relacionado con la aparición de artritis y empeoramiento de los cuadros de artrosis crónica. Así mismo, esta sustancia es indispensable para una correcta formación de los huesos y su adecuada mineralización. Las múltiples propiedades del betacaroteno permiten llevar una vida más saludable si sus niveles son los adecuados en el organismo.

El betacaroteno se utiliza en la industria de procesamiento de alimentos como colorante y se identifica con el número E160a.