Es muy importante proteger el pelo del sol para mantenerlo saludable. Y es que los efectos que este produce sobre el mismo son mucho más perjudiciales de lo que creemos.

Sin embargo, la mayoría de nosotros solo compramos productos solares para el rostro o el cuerpo obviando por completo el cabello. ¿Desconocimiento? Te contamos todo sobre los efectos del sol sobre el cabello y te damos las mejores soluciones para mantenerlo sano y con vida.

El pelo en verano, protégelo tanto como tu piel

Con el sol la temperatura del cabello aumenta debilitándolo, y si está en fase de caída esta se precipita aún más. Asimismo, el calor estimula las glándulas sebáceas y tiene como consecuencia que el pelo se se ensucie rápidamente.

Por otro lado, el sol tiende a secar mucho el pelo, un efecto temible para los cabellos secos. Y en los cabellos teñidos puede hacerles cambiar de color, por lo que debemos cuidarlo y protegerlo al igual que hacemos con otras partes del cuerpo.

Cuidado con la radiación solar, consejos para no quemarte el cabello

  • Un sombrero grande mejor que una gorra: un sombrero de ala ancha y tupido es el mejor aliado de nuestro cabello en la playa.
  • Un protector solar capilar: al igual que utilizamos protectores solares para la piel también existen protectores para el cabello. Los hay para cabellos teñidos, tratados con permanentes o alisados… Tienes que aplicarlos siempre antes de exponerte al sol. Recuerda las normas básicas de caducidad de la crema solar y de otros productos estéticos para que los productos que te aplican hagan efecto.
  • Mejor el cabello seco o lavarlo en agua dulce después de bañarnos en el mar: es mejor mantener el cabello seco en la playa. Y es que el salitre actúa como una lupa y atrae los rayos solares. Si has introducido tu melena en el mar, lávala con agua dulce y pon de nuevo el protector capilar solar.
  • Aceite de almendras dulces después del champú: puedes aplicar aceite de almendras dulces después de aplicarte el champú, durante unos diez minutos, aclararlo y volverlo a enjabonar.
  • Unas gotitas de aceite de argán u oliva en la puntas: también es bueno que pongas unas gotitas de aceite de oliva o argán en las puntas durante el día o antes de acostarte. Eso sí, usa poca cantidad ya que su uso en exceso provoca un aspecto graso.
  • Un champú suave y con nutrientes: es importante que uses un champú suave y con ingredientes que ayuden a restaurar el cabello tras la exposición solar. Hay champús para reforzar cabellos que han sido sometidos a una intensa exposición solar.

El uso de las mascarillas, el secador y las planchas

  • Una mascarilla solar reparadora o aftersun mejor que el acondicionador: usa una mascarilla solar reparadora o un aftersun mejor que un acondicionador. Usarla una vez a la semana es lo indicado.
  • Mascarillas naturales: también puedes realizarte tus propias mascarillas. De yogur y miel, de aceite de almendras, aguacate y miel o de germen de trigo y pepino, por ejemplo.
  • No al secador y las planchas: el secador y las planchas estropean el pelo. Ahora que hace buen tiempo, sécalo al sol y evita la plancha al máximo. En el caso de que necesites utilizarla, escoge siempre una de cerámica y de calidad.
  • Protector térmico: Si vas a utilizar el secador o la plancha no te olvides de aplicar un protector térmico antes.
  • Acudir a salones especializados: y si notas que tu pelo ha quedado demasiado castigado por los efectos del verano, acude a un salón especializado. En este tipo de centros encontrarás tratamientos específicos.

Si sigues estos consejos y llevas una dieta sana conseguirás mantener tu cabello saludable no solo durante el verano sino para el resto del año. Hidrátate durante todo el año para conseguir un cabello sano y fuerte que refleje luz propia.