La alimentación en la menopausia es clave tenerla muy en cuenta, ya que muchos aspectos de la salud están relacionados con lo que ingerimos. Sofocos, sudoración excesiva, los temidos cambios de humor, sequedad en la piel o incluso acné son los signos clave que pueden estar relacionados con esta etapa. Todo esto podemos controlarlo a partir de alimentación, así que anota los siguientes quince alimentos que pueden ayudarte.

Dieta para la menopausia: 15 alimentos infalibles

No cabe duda de que muchos alimentos van a ayudarte a reducir el estrés y a calmar los sofocos y otros síntomas.

  • Tomates: el licopeno es un componente que puede ayudar a reducir los radicales libres. Además, numerosos estudios indican que pueden mejorar los síntomas de esta etapa.
  • Zanahorias: para el cuidado de tu piel, es imprescindible que tomes uno de los alimentos más ricos en betacarotenos. Así, podrás disminuir la sequedad y cuidar las células que conforman las capas del tejido.
  • Semillas de lino: Al ser ricas en lignanos, pueden aliviar los síntomas de las fluctuaciones hormonales. Puedes añadirlas a un yogur o bebida vegetal.
  • Guisantes: aportan unos fitoestrógenos que además pueden cuidar de la microflora bacteriana. Son muy ricos en proteínas y sirven para la formación de huesos.
  • Tempeh: es un clásico probiótico que puede enriquecer la microflora, facilitando las digestiones. Ideal para poder mantener la salud intestinal y aportar los minerales necesarios para recubrir los axones nerviosos durante esta etapa.
  • Plátano: al contener triptófano, puede ayudar a sintetizar serotonina y calmar los cambios de humor que se dan en esta etapa.
  • Lentejas: no sólo ayudan a controlar la glucosa en sangre, sino que también aportan el calcio necesario para evitar la osteoporosis. Además, aportan el hierro necesario para mantener la energía necesaria frente a la fatiga.
  • Huevo: aportan aminoácidos esenciales, como la glicina o prolina, para abordar la piel seca, sino también añaden a tu organismo altas cantidades en vitamina D, como el salmón.
  • Manzana: muchas mujeres ven cambios en su tránsito digestivo. Favorablemente, la pectina de la manzana es una fibra soluble que puede ayudar a mejorar el tránsito intestinal.
  • Espinacas: la vitamina K es necesaria para poder mantener una coagulación adecuada. Con la menopausia, los trombos suelen aparecer con mayor facilidad, por lo que es imprescindible tomar verduras de hoja verde.
  • Salmón: con la llegada de la menopausia, se sintetiza menos vitamina D a partir del sol. Por eso, tomar salmón aportará esta vitamina necesaria para poder mantener la salud del esqueleto óseo.
  • Brotes de soja: las isoflavonas son componentes que actúan como estrógenos naturales. En muchas mujeres, su consumo regular puede ayudarles a disminuir los sofocos y el cansancio extremo.
  • Nueces: además de contener minerales necesarios para poder disminuir el estrés, contienen abundante omega 3, necesarios para disminuir el riesgo cardiovascular que acaece en esta etapa.
  • Copos de avena: muchas mujeres empiezan a tener descontrol en su glucosa en sangre. La disminución de estrógenos produce una menor tolerancia por los azúcares, pudiendo aumentar la tasa de glucemia. Los betaglucanos de los copos pueden ayudar a aumentar la tolerancia celular por la glucosa.
  • Arándanos: en la menopausia, el sistema inmune puede alterarse. Lo mejor es tomar un puñado al día de estos frutos para que puedan ayudarte a regular la acción de tu sistema defensivo. Actúan evitando sobre todo infecciosas vaginales.

¿Puedo comer de todo? Comidas que es mejor evitar

En la menopausia es común tener determinadas apetencias y pueden generarse hábitos nocivos.
Picoteos

Muchas son las mujeres a las que se les despierta el “apetito” por lo dulce u otros antojos. Sin embargo, tan solo son las fluctuaciones hormonales las responsables de producir estos picoteos. Lo mejor es no caer en malas tentaciones, como el chocolate, el trozo de jamón, de queso, entre horas, y escoger alimentos saludables que puedan ayudar a manejar esta etapa.

Comidas excesivamente copiosas

Está claro que a todos nos gusta celebrar eventos con grandes banquetes. Sin embargo, en la menopausia, el tracto digestivo puede disminuir su motilidad, por lo que es imprescindible que disminuyas las cantidades de comida. Reduce los fritos y los cocinados con excesivos aceites, como las patatas fritas o los guisos, ya que pueden producir una mala pasada a tu intestino.

Comida basura

Tan solo proporcionará mayor fluctuación hormonal, sobre todo aquellos alimentos que estén excesivamente industrializados. Escoge siempre lácteos de calidad, carnes y pescados que hayan sido criados en libertad y huevos ecológicos.

Recuerda que la comida precocinada suele tener altas tasas de sodio, lo que puede producir una mayor hinchazón en tu cuerpo.

Carbohidratos simples

Como hemos dicho, es posible que al organismo le cueste un poco más controlar los azúcares en sangre. Intenta reducir los carbohidratos simples en su medida o, en todo caso, combinarlo con abundante fibra. Por ejemplo, puedes escoger un buen plato de espaguetis siempre con una cantidad abundante de verduras.

Está claro que la menopausia puede ser una época complicada, pero con alimentación saludable puedes llevarla de mejor forma. Intenta tomar, al menos, un alimento beneficioso cada día y reducir algunos hábitos poco saludables. Siempre se puede además complementar la alimentación con ejercicios adecuados.