Cuando llega el buen tiempo queremos lucir nuestra mejor imagen; hay tratamientos estéticos antes del verano que nos pueden resultar de mucha ayuda, contribuyendo a que nuestro rostro y nuestro cuerpo se vean mejor que nunca.

Para conseguir los resultados deseados debes tener en cuenta dos consejos básicos. El primero de ellos es acudir a un centro especializado en el que te atiendan verdaderos profesionales que además de aplicarte bien los tratamientos sean capaces de asesorarte y resolver todas tus dudas. El segundo consejo es no esperar a última hora; los tratamientos médico-estéticos para lucir como nunca en verano es mejor comenzarlos en primavera, algunos incluso durante el invierno.

¿Cuáles son los tratamientos más habituales para prepararse para el verano?

Depilación láser

Se ha convertido en uno de los tratamientos más demandados tanto por mujeres como por hombres. Con él se puede eliminar de forma permanente el vello de cualquier lugar del cuerpo, lo que a la larga acaba suponiendo un ahorro de tiempo y de dinero.

Lo ideal es comenzar con estos tratamiento durante el invierno, así cuando llega el buen tiempo el vello ya no es un problema, aunque puede llevarse a cabo en cualquier época del año.

Mesoterapia anticelulítica

La celulitis es una patología de la piel que aunque no suele ser grave resulta muy antiestética. Luchar contra ella implica tener unos hábitos de vida sana en la que no falten el ejercicio ni una buena alimentación e hidratación, así como tratamientos específicos.

La mesoterapia con productos anticelulíticos ha demostrado ser una de las técnicas más efectivas para acabar con la piel de naranja. En este caso, lo que se hace es aplicar inyecciones intradérmicas cuyos componentes son capaces de romper los tabiques fibrosos y disolver la grasa acumulada que encontramos en esta patología, mejorando también la circulación sanguínea y linfática y propiciando la eliminación de líquido y toxinas.

Para conseguir los resultados deseados pueden ser necesarias de 5 a 8 sesiones, por lo que es recomendable comenzar el tratamiento durante el invierno.

Tratamiento nutricional

La gran cantidad de ropa que llevamos durante el invierno hace que con frecuencia nos descuidemos y acabemos acumulando más kilos de los que nos gustaría tener. Así que cuando llega el buen tiempo toca recurrir a las dietas.

Todos sabemos de sobra que las llamadas “dietas milagro” nunca dan el resultado deseado, además de suponer un riesgo para la salud y de provocar el indeseado efecto rebote.

Si durante el invierno has acumulado kilos de más, lo mejor es que te pongas en manos de un especialista en nutrición. El profesional te asesorará sobre lo que tienes y lo que no tienes que comer y diseñará para ti una dieta personalizada.

No esperes a última hora para comenzar la dieta, y si no estás conforme con tu peso la primavera es un buen momento para visitar al nutricionista y ponerte manos a la obra para alcanzar tu peso ideal.

Peeling químico

La piel del rostro está constantemente expuesta y es normal que acumule suciedad y todo tipo de impurezas que hacen que se vea apagada y sin vida. Si quieres lucir un rostro más rejuvenecido en verano una buena opción es recurrir al peeling químico.

Se trata de aplicar una mascarilla que lleva un agente químico irritante que obliga a la piel a regenerarse. Esto contribuye a mejorar el aspecto de las arrugas, eliminar manchas, controlar la producción de grasa y también las bacterias causantes de la aparición de granitos.
Relleno de arrugas

A partir de los 35 años la piel del rostro comienza a mostrar los primeros síntomas del paso del tiempo. Afortunadamente, existen rellenos no permanentes que son totalmente seguros y que te permiten volver inmediatamente a tu rutina diaria sin tener que aplicar ningún cuidado especial.

En la actualidad lo más habitual es combinar el uso de toxina botulínica en el tercio superior del rostro con las inyecciones de ácido hialurónico en el tercio  inferior. Así conseguimos rellenar las arrugas, dejar la piel del rostro con un aspecto muy natural y evitar la pérdida de expresión facial.

Este tipo de rellenos se pueden realizar durante todo el año, pero si quieres lucir mejor que nunca este verano lo mejor es que realices  el tratamiento durante la primavera. Sin olvidarte después de aplicar un buen fotoprotector facial para que el sol no haga aparecer nuevas arrugas.

Eliminación de arañas vasculares y varices

Trabajar de pie, la edad, un embarazo, la genética… son muchas las causas que pueden dar lugar a la aparición de varices o arañas vasculares. Además de no ser estéticas, en muchos casos son molestas e incluso causan dolor, por lo que muchas personas deciden tratarlas, siendo el invierno la mejor época del año para ello.

Actualmente hay tratamientos para la eliminación de varices que no implican pasar por quirófano, son mínimamente invasivos y te permiten retomar tus actividades de forma inmediata.

Los tratamientos más habituales implican usar láser vascular sobre las zonas afectadas o bien inyectar fármacos esclerosantes.

Hilos tensores para el rostro

Con el paso del tiempo es normal que la piel pierda su tersura. Cuando ese fenómeno se da en el rostro los efectos son mucho más visibles y parece que los años se han echado encima de repente.

Una buena alternativa para que la piel de la cara luzca más tensa y rejuvenecida son los hilos tensores. Un tratamiento mínimamente invasivo que introduce hilos de Polidioxanona en las capas más profundas de la piel.

El resultado es inmediato, corrigiéndose la flacidez del rostro. Además, los hilos estimulan la producción de colágeno, por lo que también mejoran el aspecto de la piel a largo plazo. Es un tratamiento rápido e indoloro que se realiza con materiales biocompatibles y reabsorbibles y en el que no hay peligro de alergias ni de rechazos.