¿Puedo mejorar el aspecto de mi piel afectada por cicatrices residuales de acné? Sí, se puede. Existen diferentes alternativas, que se pueden combinar, en función de la extensión, aspecto y profundidad de las cicatrices:

Peeling químico: de Ácido Glicólico, Salicílico, Retinoico o Fenol, que eliminan las capas más superficiales de la piel reduciendo la profundidad de las cicatrices aportando elasticidad y luminosidad.

Mesoterapia Facial, preferentemente de Ácido Hialurónico que inyectamos en las zonas más afectadas por las cicatrices, al tiempo que desbridamos, en parte, las adherencias fibrosas bajo estas para alisar la piel. Se necesitarán un mínimo de tres sesiones para un resultado razonable y posterior mantenimiento anual.

Estas dos técnicas se pueden combinar entre sí y la recuperación tras el tratamiento es discreta. Si las cicatrices son muy profundas, conseguiremos resultados más evidentes recurriendo a técnicas más avanzadas como:

 – Láser Erbio Fraxelado o pixelado, aplicado sobre las cicatrices eliminando de forma selectiva las capas más externas de la piel, que se regenerará en 2- 3 semanas con  los cuidados adecuados. La recuperación es ligeramente más larga, pero compatible en pocos días con la actividad  social.

 –  Tratamiento con sustancias inyectables que actúan como estimuladores de la formación de colágeno a nivel de la dermis profunda, reforzando la estructura de la piel que adquiere más espesor y tensión atenuando las cicatrices del acné. Entre nuestros tratamientos destacamos: el Ácido Poliláctico, Sculptra, La Hidroxiapatita Cálcica Radiesse y, más recientemente, estamos viendo resultados muy interesantes con el empleo de Ellancé,  formado por  microesferas de policaprolactona.

Todos ellos son compuestos  biocompatibles y biodegradables , no dejan residuos en los tejidos que puedan dar problemas a futuro lo que los  hace muy seguros.