Desde hace unos años  los pacientes que piden la microdermoabrasión son innumerables. Sobre todo porque la microdermoabrasión resuelve muchos problemas de la piel. Además aún sigue siendo un proceso muy poco invasivo y efectivo. Pero quizás te estés preguntando, ¿qué es la microdermoabrasión?

La microdermoabrasión se trata de un procedimiento que elimina y renueva las capas superficiales de la epidermis. Consiste en la realización de un peeling mecánico que produce una suave exfoliación en la piel por medio de una punta de diamante y cristales de aluminio.

Cuenta con importantes ventajas, ya que no requiere anestesia (es indoloro), puede repetirse en intervalos cortos de tiempo y puede hacerse a cualquier edad. Además es rápido, sin riesgo y no interrumpe el vida del paciente.

¿Para qué problemas está indicado?

Es posible combinar la microdermoabrasión  prácticamente con todos los tratamientos estéticos porque ayuda a potenciar sus resultados. Está indicado en:

  • Exfoliación en todo tipo de piel
  • Fotoenvejecimiento
  • Arrugas superficiales
  • Acné y marcas de acné
  • Poros abiertos
  • Cicatrices superficiales
  • Piel deshidratada y grasa.
  • Escote o manos
  • Estrías

Puede ser utilizado en pieles morenas, en las que otros procedimientos más agresivos estarían contraindicados.

Los beneficios son muchos: elimina las células muertas de la piel consiguiendo, entre otras cosas, que los cosméticos que utilicemos tengan una mayor penetración  y, por lo tanto, sean más eficaces. Estimula la formación de colágeno,cierra los poros, suaviza la piel, da luminosidad. Además de conseguir quitar las estrías casi en su totalidad. A todo esto debemos sumar un factor muy importante, su efecto es acumulativo sobretodo en pieles grasas, acneicas o fotoenvejecidas.

Es especialmente aconsejable para tener una piel suave,luminosa y radiante en ocasiones especiales (bodas, eventos sociales…).

Lucir una piel perfecta es cada día más sencillo.