¿Sabes todos los beneficios que puede aportar la vitamina C para la piel? Todos conocemos sus propiedades cuando se presentan resfriados, pero cuando el enfoque va a a la dermis, sus bondades suelen ser desconocidas. Entre otras cosas, mejora la luminosidad de la epidermis debido a su gran poder regenerador.

Aunque el organismo no la produce por sí solo, siempre puede recurrirse a complementos que la contengan, alimentos ricos en ella o a tratamientos de belleza específicos. Analizamos todos ellos y la mejor forma de consumirla para ver resultados en la piel.

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C, también conocida como ácido L-ascórbico, es una sustancia hidrosoluble, lo que facilita su absorción por todo el organismo y, asimismo, su excreción por la orina. Esta vitamina la encontramos en muchos alimentos, haciéndose muy necesaria para completar una adecuada dieta.

Debido a los procesos oxidativos de la piel, muchas veces provocados por factores externos, como los rayos ultravioleta, el humo de vehículos y la contaminación en general, no tardan en manifestarse daños evidentes en las capas más externas de la epidermis. Manchas, arrugas y señales de expresión son muy habituales cuando no se previenen con cuidados diarios.

También, una mala alimentación repercute directamente sobre la salud del organismo, mostrándose, al mismo tiempo, este deterioro sobre la piel. Un rápido envejecimiento de las células epidérmicas y la respectiva pérdida de colágeno, que otorga flexibilidad, suavidad y brillo a las mismas, son el resultado de una dieta pobre en nutrientes y vitaminas.

No ingerir la suficiente vitamina C diaria puede conllevar efectos indeseables sobre la epidermis. Muchas personas, por falta de conocimiento acerca de sus propiedades, experimentan un envejecimiento celular anticipado. Por eso es necesario comprender lo imprescindible que es introducir el ácido L-ascórbico en la vida diaria tanto como complemento alimenticio, en cosméticos y en tratamientos de belleza.

Vitamina C para la piel: todas sus propiedades

Las propiedades de la vitamina C son muy numerosas, beneficiándose la piel directamente de ellas. Pero ofrece otras ventajas, además de los efectos sobre la epidermis, que analizamos detenidamente:

  • Refuerza el sistema inmunitario, consiguiendo que el cuerpo tenga más energía para poder afrontar diariamente las actividades cotidianas.
  • Regenera las células, actuando positivamente sobre esas células visibles que forman la piel permitiendo la mejora de la elasticidad.
  • Es útil para el tratamiento de lesiones epidérmicas, debido a ese poder regenerador. En este aspecto, con ella se consigue eliminar manchas siendo además un excelente remedio para las quemaduras.
  • Se comporta como un agente depurativo del organismo.
  • Es indispensable para la producción de colágeno, tan necesario para mantener la suavidad de la epidermis, así como su flexibilidad y brillo, dando esa sensación de rejuvenecimiento tan deseado por muchas personas.
  • Favorece la circulación sanguínea por lo que es un importante factor antiedad que se refleja en la dermis.
  • Tiene propiedades reafirmantes, y es muy útil para pieles con acné y rosácea.

Cosméticos fabricados con vitamina C

El ácido L-ascórbico se puede aplicar directamente sobre la epidermis, consiguiendo así un efecto reparador inmediato sobre la misma. Por suerte, pueden encontrarse en el mercado diferentes cosméticos que lo contienen, desde cremas para la noche, que logran eficientes propiedades reparadoras, eliminando manchas principalmente, hasta geles de baño, que aseguran suavizar la piel. También existen cápsulas que, con la ayuda de un masaje, realizan un tratamiento regenerador del cutis.

Otros productos cosméticos enriquecidos con vitamina C, que se pueden adquirir en supermercados, clínicas estéticas y establecimientos especializados, son jabones humectantes y de baño, geles de manos, colonias y cremas corporales.

Tratamientos que contienen vitamina C

Hay que tener en cuenta que los tratamientos realizados en clínicas estéticas y que se aplican de forma inyectada son las mejores formas de conseguir los resultados esperados. Siempre deben ejecutarse bajo supervisión de un especialista en estética que valore el número de sesiones para cada paciente.

El lift vitamina C se aplica durante una sesión de 45 minutos. Está orientado a tratar pieles con carencia de brillo y desvitalizadas. Estimula la producción de colágeno, recuperando un color sano y rejuvenecido.

Por su parte, el peeling químico facial permite acelerar la regeneración celular de la piel, eliminando sus células muertas, hidratándola, devolviéndole su color y borrando las manchas producidas por problemas hormonales, de edad y ambientales. Existe un peeling para cada tipo de paciente en función de sus necesidades, que deberán ser examinadas por el especialista estético.

Para mantener una epidermis sana, es preciso utilizar cosméticos ricos en vitamina C, dados sus beneficios. Por suerte, hay una gran variedad de tratamientos que tienen como base este ingrediente y que aportan todas las ventajas que la piel necesita para permanecer cuidada.